Mostrando entradas con la etiqueta actualidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta actualidad. Mostrar todas las entradas

14 de marzo de 2016

¿HASTA CUÁNDO PODREMOS SOPORTAR ESTA SITUACIÓN?

Resulta interesante comprobar la evolución del pensamiento que juzga los hechos de un momento concreto y el cambio con el que se presentan en el siguiente sin capacidad de poder controlarlos. Somos  optimistas por naturaleza, porque el optimismo es un mecanismo de autodefensa. Queremos progreso en nuestro modo de vida partiendo de lo que tenemos y sin deseos de perderlo.  Entre el presente artículo y el siguiente podremos comprobar ese optimismo y desencanto que nos generan los políticos con sus actuaciones, con sus promesas y con sus ambiciones, desde la visión de la pluma de nuestro colaborador José-Tomás Cruz Varela, previas y posteriores a la sesión  de investidura o de su simple pretensión. En esta primera entrega el lector apreciará un cierto agotamiento de la esperanza que nos recuerda a Cicerón en su primera catilinaria  “Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? quam diu etiam furor iste tuus nos eludet? quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?”  (¿Hasta cuándo, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia? ¿Hasta cuándo se reirá de nosotros tu locura?¿Hasta dónde llegará tu audacia irrefrenable ?)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


¿HASTA CUANDO PODREMOS SOPORTAR ESTA SITUACIÓN?
(De ni puño y tekla)
Esa es la pregunta que diariamente nos hacemos millones de españoles. ¿Hasta cuándo nuestros políticos pretenden mantener tan caótica situación? Según parece, Pedro Sánchez por fin se ha percatado que para gobernar en España hay que posicionarse  en los aledaños del centro, ser más flexible, conciliador, decir menos idioteces y en paralelo controlar la ambición y soltar menos baladronadas mitinearas. Criterio y orientación con el que al parecer se ha elaborado el documento de las 66 páginas para lograr el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, cuyos contenidos básicos: unidad de España, igualdad de ciudadanos, corrupción, estabilidad presupuestaria, etc. Perfectamente habrían sido admitidos por el PP con ligeros retoques, pero que Rajoy, rotundamente equivocado y peor aconsejado, renunció al desafío.

Como era de esperar, tal forma de proceder, originó un gran enojo por parte de Pablo Iglesias y sus podemitas que rompieron todo tipo de negociaciones con el PSOE, y de paso, anunciar que votarán no a la investidura de Sánchez.

Con cierta e inoportuna vanidad, unido su peculiar aritmética electoral por parte de los firmantes del pacto, lo presentaron incluso como un acuerdo de investidura y legislatura, cuyo contenido se separa ideológica y drásticamente de Podemos y sus marcas blancas defensores de posiciones anti-sistema, de extrema izquierda, con un modelo de Estado de economía intervenida y una codicia desmedida que nunca han ocultado, reclamando para su formación en las conversaciones mantenidas con el PSOE, la vicepresidencia y las carteras ministeriales de mayor repercusión. Postura que "por el momento" ha alejado a Podemos de toda posibilidad de gobernar, con mayoritaria satisfacción de gran parte de españoles.

Es muy triste el reconocerlo, pero el intento de formar Gobierno, tras casi  70 días de inútiles debates, está generando tal crispación que ha superado a los insultos y reproches intercambiados en la pasada campaña electoral. Las cadenas de TV, con ciertas excepciones, están llenas de basura, plagadas de banalidades y rezumando ordinariez como tendencia general, para luego consolarnos con la ridícula frase de “es lo que vende”. Se nos dice que estamos en otra situación, en otro momento, que ya somos demócratas, pero lo ciertos es que los errores se repiten, los trincones siguen trincando y los avances no terminan de aparecer y por ende, asumirse.

Sobre el escenario montado con motivo de la firma del pacto entre Sánchez y Rivera, ambos elegantemente trajeados y encorbatados, rubricando e intercambiado sendas carpetas de piel oscuras, indujo a muchos españoles a pensar que poco menos ya teníamos nuevo Gobierno y presidente, cuando es notorio que ninguno de los dos partidos suman los diputados suficientes. No obstante y dado que disponemos de una abundante pléyade de ilustrados politólogos de barra, rápidamente vaticinaron que la susodicha puesta en escena obedecía a la creación de ambiente a favor de ambos partidos de cara a la repetición de elecciones a finales de junio.

Nuestro auténtico problema. O al menos uno de los más destacados, es que todavía no hemos sido capaces de asumir que el bipartidismo ha fenecido en España (por ahora), si bien no estaría demás el comenzar reconociendo que la iniciativa del PSOE-Ciudadanos es algo inédito, que aunque desconocemos en que desembocará, constituye un presunto paso adelante en unos momentos tan críticos como los que estamos padeciendo y a su vez intentando una necesaria regeneración,  que nos permita acabar con tanto enfrentamiento, no remover más a los muertos y dejarlos que descansen para siempre. Pretender hacer política a golpe de descalificaciones como le gusta a Podemos es una equivocación, que nada tiene de progresismo ni reformismo y si de descarado revanchismo, motivado por el complejo de resentido que arrastra su líder Pablo Iglesias.

 PSOE y Ciudadanos, modificando parte de sus principios y cediendo a la necesidad de los pactos, están tratando de demostrar que el sentarse a negociar, razonando y discutiendo se pueden lograr acuerdos. Hora es ya de erradicar tanto cainismo que solo engendra odios y rencores que a todos perjudican y tienden a retrotraer a nuestro país a épocas anteriores nada deseables. Tratemos de recuperarnos, sabemos hacerlo, pero si partidos y políticos continúan persiguiendo la ambición como principal cometido  ¡¡aviados estamos!! 

No obstante y a pesar de la glosada "buena voluntad" pactista exhibida por ambos formaciones, en el caso del PSOE y si líder Pedro Sánchez, cada vez son más las voces que identifican el parecido existente entre el incalificable Zapatero con el imprevisible caballero aspirante Sánchez y sus repentinos cambios con tal de trepar a la presidencia del Gobierno. En 24 horas es capaz de modificar criterio y decisiones si sospecha que las anteriores le pueden suponer el no alcanzar el poder. Su irreprimible desee de figurar puede significarle que, si no consigue en esta ocasión sus objetivos puede suponerle el tener que abandonar la política para siempre o bien a patadas propinadas por sus propios compañeros....¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela

29 de febrero de 2016

UN POCO DE RESPETO A LA CIUDADANÍA

Faltan pocas horas para que el socialista Pedro Sánchez, con sus escasos noventa escaños, se presente a la investidura para la Presidencia del Gobierno de España. Nunca un candidato tuvo tan escuálido número de diputados en su propio grupo  que legitime el acceso al Poder Ejecutivo. Los dioses, a la larga o la corta, siempre ciegan a los soberbios que desdeñan sus posibilidades reales. La ley, por supuesto,  le permite intentarlo, pero para alcanzar su ansiado deseo, deberá conseguir la cuadratura del círculo. Colocarse en el centro y unir a la izquierda de Podemos con la derecha de Ciudadanos puede resultar tan difícil como hacerlo con el agua y el aceite, so pena que todos renuncien a sus principios, engañen a sus votantes y pierdan, con ello, el respeto a los ciudadanos españoles, como apunta en el artículo de hoy nuestro colaborador, José Tomás Cruz Varela.
........................................................................

UN POCO DE RESPETO A LA CIUDADANÍA
¿Cómo hemos podido caer tan bajo? Vivimos desconcertados y en permanente sobresalto. Nadie sabe cómo acabará este repugnante tinglado, comenzando por los que lo han organizado. En lo único que coincidimos todos los que nos seguimos considerado españoles es que el futuro pinta en negro. Nadie está de acuerdo con nadie. Tenemos un presidente en funciones ¿de qué?, resistiéndose a dejar La Moncloa y un candidato obsesionado con ser investido aunque tenga que pactar con el mismísimo diablo y por el que pocos apuestan.

El resentido y manipulador Iglesias, según algunos, quiere tocar alfombra de nudo cuanto antes, ser nombrado vicepresidente y una pila de ministerios para los suyos y darle la patada al presidente aspirante en cuanto se descuide. En cuanto al candidato de Ciudadanos, Alberto Rivera "primus inter pares" de la concordia, continúa cargado de buenas intenciones, pero con escasos resultados y,  por último,  Alberto Garzón, con sus dos diputados, tratando de colarse donde le dejen.

Ante tal dislate, por fin  tenemos algo claro consistente en que el pacto Rajoy-Sánchez  es inviable de todo punto lo cual no es ninguna novedad. No obstante, los populares no pierden la esperanza de que Sánchez se estrelle por muchas vueltas que le dé a las combinaciones, permutaciones y variaciones de partidos y diputados. Como remate, la corrupción, utilizada como arma arrojadiza, se encarga de enrarecer la posibilidad de lograr coaliciones. Primero con el PP Valenciano, después los púnicos y a continuación, para festejar San Valentín, dimite Esperanza Aguirre de su cargo de presidenta, por aquello de la presunta financiación irregular del Partido Popular madrileño, pero eso sí, dejando muy claro que ella nada tiene que ver con la porquería de las cuentas que son una horterada para administrativos.

El Congreso, desde hace más de 50 días es lo más parecido a un cementerio mientras los escaños esperan tristes ser ocupados, lo mismo que el banco azul, que quizá, con un poco de suerte cambie de color...La tribuna también aguarda paciente al igual que los escaños, pero todos fueron despreciados por Rajoy, con la disculpa de ser de letras y no salirle las cuentas, que los cretinos han bautizado como "aritmética política", algo parecido a la puñetera "hoja de ruta" que vino a sustituir a nuestro castizo "calendario de trabajo". Problema que habría sido resuelto si don Mariano hubiese dispuesto del valor suficiente para subir a la tribuna pero se riló.

Vamos de mal en peor. Al igual que en su momento Mariano el Deseado desahució de La Moncloa al pánfilo  Zapatero, nefasto personaje al que Rajoy debe su mayoría absoluta, ahora ocurre algo similar pero con la duda de quién será el que le asestará la patada al presidente en funciones, a quien cabe el honor de aburrir a las ovejas y dormir a las centollas entre otras cualidades.

En España, todavía no hemos asumido lo que implican los conceptos de globalización e interdependencia en todos los ámbitos: economía, seguridad, cultura, influencia, etc. No es de recibo que con motivo de una cumbre europea nuestro presidente manifieste que "España es un lío enorme", lo que nos faltaba para el duro....Nuestro país lo que necesita urgentemente es un auténtico líder a la altura de los acotamientos  que sepa desenvolverse  y defendernos ante los desafíos internacionales, características que por desgracia no adornan a ninguno  de los aspirantes actuales a presidir el Gobierno, y esa es nuestra principal desgracia, inconveniente, limitación o como queramos llamarle....¡¡Tiempo al tiempo!!

José Tomás Cruz Varela

15 de febrero de 2016

ÉRANSE DOS HOMBRES A UNA AMBICIÓN PEGADOS...


 No cabe duda  de que les une la ambición y le separa más que el desdén, el desprecio mutuo. La “indecencia  y la ruindad” andan tan unidas como alejadas de la generosidad y del sentido de Estado y de servicio. Si lo que persiguen es dar gusto al ego personal, el triunfo  lo tienen ambos asegurado, pero nunca conseguirán con estos métodos y formas el aprecio del pueblo español al que dicen quieren servir. Cuando nuestro colaborador José Tomás Cruz escribió este artículo, aún no se habían reunido durante treinta minutos y en un espacio neutral Rajoy y Sánchez.  El autor les unió por la “ambición” y la reunión les separó “por la mano”.  Lo decían los antiguos:  ”EX ABUNDANTIA CORDIS OS LOQUITUR” ( “de aquello que abunda en el corazón habla la boca”). En este caso, "la mano".
 ..........................................


ÉRANSE DOS HOMBRES A UNA AMBICIÓN PEGADOS...
(De mi puño y tekla)

La auténtica realidad que motiva el conjunto de dificultades que están surgiendo para la formación del Gobierno tras las elecciones del 20-D se llama “ambición”, eso que ciega a nuestros políticos por mucho que pretendan ocultarlo y disfrazarlo. Viven perturbados persiguiendo el poder. El resto, comenzando por los ciudadanos y sus problemas les importa una higa. Lo que no suponga la formación de equipos de trabajo dotados con personas inteligentes, cualificadas y honradas para tratar de alcanzar acuerdos y desbloquear la compleja situación, se convierte  en una miserable perdida de tiempo.

No olvidemos que Rajoy se está jugando su último cartucho, y el no salir investido implica su muerte política, con el agravante de pasar a la Historia como “Mariano el Breve” por no haber conseguido una segunda legislatura, lograda hasta por el nefasto e innombrable Zapatero (PSOE). Algo similar a lo que le ocurre a Sánchez, aunque en su caso, el no alcanzar la presidencia significará el tener que abandonar el partido a y patadas. Y todo ello aderezado con un tercero en discordia, Pablo Iglesias (Podemos), tan ambicioso o más que los otros dos juntos, pero infinitamente más maniobrero, peligroso e inteligente que los otros dos líderes popular y socialista, aunque le perderá su espíritu de resentido.

Una segunda razón por la cual no se avanza en las negociantes, es que no solo está en juego el futuro de Sánchez y Rajoy, sino el de colectivo compuesto por unos 3.000 personajes de ambos partidos, PP y PSOE,  pertenecientes al Gobierno, Partido, empresas públicas y un largo etc. que perderán o accederán a tales puestos y las canonjías que ello conlleva. Es lamentable que transcurridos más de 40 días desde la celebración de las E.G. , ninguno de los partidos ha propuesto un programa serio y coherente de negociación.

Acertado o equivocado, Pedro Sánchez continúa empecinado en su "no" a Rajoy. Ahora y como penúltimo recurso, ante la presión de las federaciones rebeldes, informó al Comité Federal del pasado sábado día 30,  que previamente se someterá a consulta un posible pacto de investidura o de gobierno con otros partidos, imaginando que con dicha maniobra intentará ganar tiempo y evitar a los barones, pero que si le sale mal puede originar la fracturación del partido. La ausencia de altura política de Sánchez´, puede significar un alto costo para España al infundir desconfianza en los mercados que ya han comenzado a tomar medidas precautorias. Ya está bien de dar la tabarra con tanto "progresismo y reformismo" para desviar su irreprimible ambición.

Como reza el refrán, “llorar sobre la leche derramada” es inútil, pero aunque a don Mariano no le gusta que se lo recuerden, la indolencia (dicen que inoculada por su asesor Arriola) pasa factura y en política doblemente. A modo de ejemplo. cabria recordar que hace tres años, Rajoy pudo perfectamente aprobar una reforma de la Ley Electoral introduciendo doble vuelta y evitándose los chantajes actuales, pero entre desidias y temores, todo se quedó en agua de borrajas, basándose una vez más en la estúpida máxima arriólica de que “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo”. Mayor gilipollez imposible.

En el PSOE, todo parece indicar que Luena, su Secretario de Organización, más que  hombre de confianza, actualmente ha pasado a ser la cabeza pensante del partido, no pudiéndose negar que tiene razón cuando alega que pactar, supondría blanquear al PP cuya corrupción,  por mucho que se empeñen en esconderla no para de brotar.

Nadie concibe que en pleno siglo XXI y con los medios que cuenta un partido en el poder, no sean capaces de averiguar hasta donde llega esta lacra plagada de cohechos, apropiaciones indebidas, abusos, etc.. Tal estado de cosas obedece al continuado ejercicio de taparse unos a otros para seguir disfrutando de la mamandurria, pero lo que sucede es que cuando cualquier miembro de la “camorra” no está conforme con la cuantía de su mordida, larga, y sabe perfectamente donde hacerlo y a quien filtrárselo, para que al día siguiente sea portada de periódicos y pasto de las redes sociales, medio en el que los populares todavía no han aprendido a moverse. ….¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

1 de febrero de 2016

NEGRO FUTURO EL NUESTRO


Negro está nuestro futuro y aún puede empeorar. Salvo Rivera, que está haciendo lo que puede y no todo está en su mano, los demás políticos están dando un espectáculo bochornoso. Ellos creen saber leer los resultados electorales, pero se equivocan. Si la realidad fuera como ellos la pintan,  no les importaría dotarnos de un sistema electoral con segunda vuelta y que fueran los ciudadanos quienes eligieran y no las “nomenklaturas” de los partidos. Pero no lo hacen.
La corrupción ha hundido al PP y puede triturar al PSOE. Ninguno de los dos se ha librado de ella y ninguno de los dos da muestras de querer hacerlo para no dejarse su lustroso pelaje en la gatera de la transparencia y la honradez. 
La incertidumbre nos corroe, como apunta nuestro colaborador José Tomás Cruz Varela, y a La Moncloa no se puede llegar de cualquier manera. Lo intentarán e incluso lo conseguirán, pero el resultado será efímero y un desastre para la nación española. Allá ellos: los hombres pasan, pero las ideas y las instituciones  prevalecen.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

NEGRO FUTURO EL NUESTRO

(De mi puño y tekla)

Posiblemente, lo único que consiga Rajoy evitando la investidura, que no es poco, consista en haberse librado del soberano abucheo que le habría dedicado los diputados de la oposición en el Parlamento, si bien, en momentos tan complejos como los que estamos viviendo pueden aparecer nuevos acontecimientos de diversas y desconocidas consecuencias. No obstante, el no poder gobernar una segunda legislatura, supondría el cumplimiento de la profecía de pasar a la Historia como "Mariano el Breve", algo logrado hasta por el nefasto Rodríguez Zapatero (PSOE). considerado como el peor presidente desde la implantación de la democracia en nuestro país.

Se ignora quien es el autor de adjudicarle a Rajoy el título o cualidad de “genio de la estrategia”, a no ser que tal concesión sea interpretada a modo de mofa y befa. Si tal calificativo obedeciese a la realidad, tiempo ha que el presidente en funciones, habiendo gozado de una amplia mayoría absoluta, con independencia de adornarse una y mil veces con la monserga de los éxitos cosechados, en paralelo, podría haberse preocupado de arbitrar las estrategias adecuadas para garantizarse una segunda legislatura, corrigiendo y erradicando los múltiples problemas existentes en su formación, comenzando por la corrupción que tristemente ha seguido creciendo y con una frecuencia insultante. Sin ir más lejos son muy recientes las presuntas irregularidades de Arístegui, De la Serna, Acuamed, etc ¿De verdad nadie sabía lo que estaba ocurriendo? O bien con la desastrosa gestión en torno al independentismo catalán, obra de su inoperancia y dejación.

El empecinamiento  sobre el pacto PP-PSOE-Ciudadanos resulta incomprensible, cuando los socialistas comenzando por Pedro Sánchez, odian, critican y desprecian a Rajoy. Sentimiento exacerbado a partir del único y último debate celebrado entre ambos políticos. Si el voluble Sánchez aceptase la integración en la citada coalición, significaría permanecer los cuatro próximos años dependiendo de su enemigo natural, y sin ninguna garantía de lo que podría suceder en los cuatro siguientes.

Suponiendo que el repentino cambio del viernes 22 se debió al pleno convencimiento por parte de Rajoy de renunciar a la investidura por estar condenado al fracaso, si es cuestionable el que con ello permitiese que Sánchez acordara con Iglesias la formación de un Gobierno mayoritario. Que Rajoy optase por subir a la tribuna sería interpretado por la militancia del PP como un gesto de valentía que además le habría permitido exponer su programa, basándose en un discurso correctamente elaborado, directo y comprensible por el común de los ciudadanos. Postura que tiene defensores y detractores dentro del propio partido.

Quien verderamente ofreció espectáculo el pasado 22 fue el líder de Podemos, dando a conocer al PSOE su propuesta, conteniendo las exigencias sobre un plan de choque contra la exclusión social, medidas contra la corrupción, reforma de la Justicia, Ley Electoral, etc. , pero lo que jamás debió tolerar Sánchez, en representación de todos los dirigentes, militantes y votantes del PSOE, fue el tono provocativo empleado por Pablo Iglesias, permitiéndose la licencia de repartir carteras ministeriales y atríbuyéndose personalmente para más INRI y descaro el cargo de vicepresidente, dejando a Sánchez en muy mal lugar y rematándolo con la frase de que  el secretario general del PSOE “siempre tendría que agradecer la sonrisa del destino”.

La teoría que está cobrando ciertos visos de credibilidad se basa en que las provocaciones de Iglesias al PSOE fueron meditadas e intencionadas, para que los socialistas rechacen su postura y ello obligue a la celebración de nuevas elecciones, por estar convencidos de que en caso de celebrarse dichos comicios comicios barrería a los socialistas y como consecuencia pasaría a ocupar el segunto puesto en votos tras el PP. De cualquier manera, aunque ganase el PSOE, su líder no podría aguantar la presión de Iglesias cuya capacidad como político es muy superior...

El calvario que estámos soportando cargado de incertidumbre sobre la necesaria formación de Gobierno o convocatoria de nuevas elecciones, por obra y gracia de nuestros mediocres y ambiciosos políticos, solo estan aportando malos augurios, desprestigio nacional e internacional y un futuro cargado de dudas sobre nuestra solvencia, con la amenaza de vernos  inmersos en otra nueva crisis, sin haber superado totalmente la anterior y afrontándola en solitario. Partidos y políticos están alcanzando tales cotas de desafección y extravío que la ciudadanía ya no sabe como tomarse o interpretar tanta confusión y despropósitos. Nos encontramos en medio de un desierto pero carentes de un auténtico líder honrado y capaz  para salir de este amargo Dédalo.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

18 de enero de 2016

ESPAÑA NECESITA UN LIDER AUTÉNTICO

Ha pasado un mes desde las últimas elecciones y aún no sabemos si tendremos un Gobierno salido de las urnas o tendremos que votar de nuevo allá para finales de la primavera. Los políticos “triunfadores” y los “fracasados”, todos ellos perdedores, andan buscando “apoyos” y “frentes” que les beneficien, sin importarles lo más mínimo si la solución que anhelan es buena para España. ¿Por qué tienen que decidir ellos y no los  ciudadanos todos? Dan por hecho que esos partidos están dirigidos por los mejores, los más honrados, los mejor preparados, los más idóneos y los más queridos, pero los votantes no los siguen... Igual que Diógenes Laercio andaba buscando un “hombre”, nuestro colaborador José-Tomás Cruz Varela busca un auténtico líder para España. No sé si el primero lo consiguió a pesar de llevar una linterna encendida durante el día. Mucho me temo que si el segundo se apoya más en lo que hacen los líderes que en aquello que prometen, lo tiene difícil. Al tiempo.

ESPAÑA NECESITA UN LIDER AUTÉNTICO
(De mi puño y tekla)

Lo que verdaderamente persigue Rajoy denodadamente y hasta la pesadilla, consiste en garantizarse una segunda legislatura y eludir que se cumpla la maldita profecía que pesa sobre su persona consistente en pasar a la Historia con el cruel calificativo de “Mariano el Breve”, algo conseguido, inconcebiblemente, hasta por el inepto (políticamente hablando) Rodríguez Zapatero (PSOE). Esta y no otra es la única verdad que le trastorna y le quita el sueño al presidente en funciones. El repetir machaconamente lo trascendental de la unidad de España y su estabilidad política y económica es totalmente obvio y no justifica la monserga de repetirlo hasta el aburrimiento, como otro mantra más de su repertorio…"todavía nos queda mucho por hacer", pero ni una sola palabra sobre la reforma del sistema electoral, de la Justicia, eliminación de la corrupción y un largo etc. Precisamente sobre esta lacra, nada como la definición del profundo pensador Varelokivich: "Colectivo de políticos españoles de los cuales unos persiguen el poder, otros el dinero, y la mayoría restante ambas cosas".

El gran problema radica en que Rajoy carece de discurso e ideas para convencer a aquellos que no tragan con su oferta maravillosa de conformar un nuevo Gobierno, integrado por el PP, PSOE y Ciudadanos, y todos ellos, lógicamente, bajo su santa bendición. Ya está bien de afirmar categóricamente que no existe otra opción mejor que se ajuste a la voluntad “mayoritaria” de los ciudadanos. Un tema tan sumamente delicado requiere, cuando menos, el escuchar las ideas y propuestas de los restantes partidos del arco parlamentario.

Dado lo crítico de la situación tras la incorporación de los llamadas formaciones emergentes, al parecer, el Jefe del Ejecutivo estaría dispuesto a aceptar coaliciones y pactos, asumiendo que participasen activamente en “su” Gobierno, pero que le garantice seguir ejerciendo de inquilino de la Moncloa hasta el 2020. Rajoy es incapaz de asumir que la perdida de votos y escaños obedece a sus limitaciones y ausencia de liderazgo. Si en efecto su mayor preocupación es lograr el bienestar de la ciudadanía ¿porque no aceptar su propuesta de coalición pero designándose otro candidato de su partido?

Ya son demasiados los españoles hartos de su forma de gobernar, incluidos los de su propio partido, que como es lógico terminaran vengándose con la única  arma de la que disponen: el voto. Cuenta a su favor la manifiesta inoperancia que está demostrando el Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, político que ha resultado un fiasco y del que las bases y militancia esperaban infinitamente más. Nunca los socialistas contaron con un líder con menos carisma que el citado Sánchez con la excepción de Zapatero que resulta incalificable.

La sociedad española en general se encuentra desmotivada y desmoralizada. Si Rajoy y Sánchez fracasasen en su tentativa de gobernar, nadie o muy pocos, con excepción de los que viven de la política, echarían de menos su caída pasando al olvido mucho más pronto de lo que imaginamos. Cuando algún despistado pregunta por el efecto y consecuencias que han producido los resultados del 20-D, lo más probable es que le tomen por un marciano, o bien interpreten que se dispone a contar un chiste a continuación, pero si insiste en averiguar la auténtica situación política de España, posiblemente le contesten alegando estar hasta las narices de ambos dirigentes, comenzando por responsables de sus respectivos partidos.

En realidad, prácticamente a muy pocos ciudadanos les ilusiona la posibilidad de que gobernasen alguno de los dos, aceptándose solo como mal menor. No son líderes naturales sino impuestos y sin la más mínima posibilidad de mejorar sus escasas habilidades. Del resto, por el momento. mejor no opinar porque lo que nos cuentan para nada coincide con la historia real. Lo que está ocurriendo solo genera desencanto y se nos ha quedado viejo e inservible.

Nuestro pesimismo obedece al fracaso rotundo de las recientes elecciones unido al temor producido por la incertidumbre. Un comienzo muy poco halagüeño para  2016, esencialmente en el terreno político, con la más que probable repetición de elecciones generales y los consiguientes perjuicios para nuestra precaria situación económico-financiera. Según don Mariano, somos los que más crecemos de la UE, ocurriendo otro tanto con la creación de empleo pero sin la menor alusión a la calidad del mismo ni nuestro elevado índice de paro que rompe moldes. Todos sabemos que las Bolsas de Valores son el termómetro que refleja la salud económica de los países. Pues bien, la española decreció un 7% mientras que las de los restantes países europeos crecieron un 10% ¿Nada que opinar sobre el tema presidente?...¡¡Que asco!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

3 de enero de 2016

EL PACTO COMO NECESIDAD

Han pasado poco más de diez días desde  el emblemático 20-D, y percibimos más sombras que luces en esos resultados que no convencen a ninguno de los contendientes. Dado que los números son machacones y no admiten manipulación, y ningún partido puede gobernar en solitario se imponen los acuerdos. O un pacto razonable o nuevas elecciones, no hay otra salida. La dificultad de llegar a ese pacto se encuentra tanto en las personas como en las viejas ideologías de derechas y de izquierdas... Todos tenemos nuestras opiniones, y nuestros miedos a que no se consiga una solución satisfactoria para el sufrido pueblo español. Quiero resaltar la oportunidad del trabajo de nuestro colaborador, José-Tomás Cruz Varela, ya que ha sabido poner el foco en cada uno de los problemas que nos acechan, por mor de nuestros políticos de turno. 
..................................................

 EL PACTO COMO NECESIDAD

Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE, para muchos españoles entre los cuales también figuran simpatizantes de su propia d formación, emplea una estrategia errónea consistente en despreciar y no minusvalorar todo aquello que no le beneficie, con tal de lograr el llamado "Gobierno del cambio". Cuando la aritmética electoral no le ha favorecido, el pretender vender una derrota como victoria es una boutade y más en esta ocasión en que no ha vencido y menos convencido con su inane y desastrosa campaña, aderezado con sus arengas para sordos.

La prepotencia, cuando existen ciertas posibilidades de triunfo puede incluso justificarse, pero las idioteces, políticamente hablando, por mucho que se empecine Sánchez se queda en pura y simple banalidad. Si verdaderamente pretende recuperar la dignidad que corresponde a su cargo y persona, es menester que medite y rectifique muchas de sus decisiones cuanto antes. Un partido jamás está obligado tolerar las imposiciones y despropósitos de su líder, cuando lo suyo es previamente discutirlo y someterlo a la aprobación por parte de los órganos de gobierno de dicho partido.

Reconociendo la enorme complejidad post electoral de España tras el 20-D, se impone el tratar de solucionar el problema urgentemente pero con la serenidad, criterio y reflexión requerida, tratando de conciliar las intereses partidistas con los de la Nación y los ciudadanos e intentando de evitar por todos los medios la repetición de las elecciones generales, circunstancia que inicialmente se presenta harto difícil tras el fracaso cosechado tras el primer encuentro celebrado entre Rajoy y Sánchez.

Si al líder del PSOE le trastorna el no haber ganado las elecciones, tampoco Rajoy se encuentra demasiado lejos de arriesgar más de lo debido con tal de continuar cuatro años más como inquilino de La Moncloa. En cuanto a Sánchez, al margen de sus nefastos resultados, en el seno del PSOE comienzan a surgir discrepancias con su forma de plantear las negociaciones, inicialmente con la poderosa presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz y otros barones en abierto desacuerdo de un pacto con Pablo Iglesias (Podemos), temiendo ser fagocitados por dicha formación.

El línea similar, la tensión generada por el duro enfrentamiento mantenido en el último y único debate entre Rajoy y Sánchez, en el que intercambiaron insultos y descalificaciones fue un desastre, con lo cual, la relación personal entre ambos políticos es prácticamente nula. Posiblemente Rajoy se precipitó convocando al líder socialista con excesiva premura, dejándose llevar por su irreprimible deseo de zanjar el tema de la "su" segunda legislatura cuanto antes...

La administración de los tiempos juega ahora un papel trascendental. El hecho de que la Ley permita un plazo de dos meses para la formación de Gobierno, no debe interpretarse ni aconseja que dicho plazo deba agotarse, demorarlo nada dice a nuestro favor al ser observados a nivel internacional, y el proyectar discrepancias internas para conseguir la necesaria estabilidad gubernamental, dañaría nuestro prestigio como país destinatario de proyectos e inversiones extranjeras.

Cierto es que el complicado resultado de los comicios generales permite escasas soluciones para recuperar la gobernabilidad como ya se ha comentado, entendiéndose como mejor solución un pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos, reconociendo que tal acuerdo requeriría múltiples cesiones por parte de los tres partidos, si bien por el momento las primeras negociaciones han fracasado no se vislumbran otras posibilidades en aras de evitar la repetición de elecciones generales con todas sus consecuencias.

Ante tal impase, resulta indispensable que tanto partidos como ciudadanos nos mentalicemos que políticamente todo ha cambiado, lo que nos obliga a posicionarnos a la altura de los acontecimientos que demandan los nuevos tiempos. Ese y no otro es el desafío y nuestra obligación el acatarlo.

José-Tomás Cruz Varela.

7 de diciembre de 2015

COMPLEJAS ELECCIONES GENERALES DEL 20-D. UN VERDADERO DILEMA.

Catorce escasos días separan la publicación de este artículo y la fecha (“la manida fiesta de la de la democracia en la que todos ganan”)  de las votaciones de nuestros representantes  para la próxima  y complicada legislatura. Las encuestas auguran unos resultados igualados  entre tres con un cuarto  cercano. ¿Qué tiene cada líder y qué hay detrás de cada partido que no tengan los demás para ser elegidos? José Tomás Cruz Varela nos aporta algunas pistas que nos acercan a la realidad de hoy, que la de mañana, dada la volatilidad de las circunstancias, puede ser otra diferente.
...................................................................

 COMPLEJAS ELECCIONES GENERALES DEL 20-D. UN VERDADERO DILEMA.

Los votantes españoles, narcotizados por la alternancia en el poder de PP y PSOE durante largos años y a menos de un mes de las  elecciones generales, se resisten a asumir que lo más probable, aunque no definitivo, es que en los próximos comicios desaparezca el bipartidismo. La irrupción de las dos nuevas formaciones, Ciudadanos y Podemos modificaran el mapa políticos español. Según las encuestas, a las que solo debemos adjudicarle  una credibilidad relativa, dependiendo de quien las encargue y pague, en cuanto a diferencia en intención de voto, adjudican al PP el mayor número de sufragios, prácticamente un empate entre Ciudadanos y PSOE, quedando descolgado Podemos comparativamente con los porcentajes obtenidos hace un año. No obstante, dicho partido, tras moderar sus propuestas, está arañando votos con lo cual obtendrá una participación considerable en el arco parlamentario.

El que en esta ocasión no exista ningún partido con posibilidades de obtener  mayoría absoluta evidencia la diversidad de tendencias que beneficiará la gobernabilidad país.   Si a estas alturas, los sondeos de opinión ofrecen un porcentaje de indecisos en torno al 25% ratifica lo comentado, demostrándose igualmente que en España no existe ningún partido ni líder con capacidad de arrastrar  a un número de votantes suficientes para conseguir la mencionada mayoría.

En cuanto a los nuevos partidos calificados como "emergentes", léase Ciudadano y Podemos, con sus respectivos líderes, Alberto Rivera y Pablo Iglesias, están captando el voto joven esencialmente, y nada predispuestos a apoyar al PP, si bien a dicho partido y restantes, el impacto generado por los últimos atentados terroristas de París y Mali, como la declaración de independencia  por parte del Parlamento catalán, han restado importancia y repercusión informativa a la campaña electoral del 20-D hasta el momento.

Rajoy, hasta hace escasas fechas permanecía anclado al mantra  de la macroeconomía, ausencia de rescate e incremento de puestos de trabajo, méritos que solo en parte le corresponden. En otro sentido, justo es reconocer que su inquietud en torno al desafío separatista ha evolucionado positivamente e igualmente demostrando una actitud y participación activa en todas las reuniones celebradas contra la amenaza yihadista. A nadie se le oculta que nuestro presidente nunca se ha destacado por sus dotes de estadista, pero  en esta ocasión se ha comportado con independencia de ser muchos los que opinan que Rajoy es presidente de una sola legislatura.

La campaña de desprestigio orquestada por el PP contra Ciudadanos y Podemos por su supuesta bisoñez se debe a que según los conservadores, dichas formaciones y sus líderes, carecen de la experiencia necesaria y por ende, incapaces para afrontar situaciones como el secesionismo catalán o la amenaza terrorista, vendiendo en todas sus apariciones públicas, medios y tertulias de debate, el peligro que supondría que ante problemas tan delicados como los citados, sería una torpeza el votar a dichos partidos. Orientar toda la estrategia electoral en base al miedo y la inseguridad no parece lo más adecuado.

En efecto el panorama resulta sumamente complejo, cargado de dudas e indecisiones y el que presenta más dificultades desde la implantación de la democracia. Al margen de la opinión de los dirigentes populares, la oferta del PSOE aparece oscura y desdibujada. La sola idea de perder el segundo puesto en caso de ser superados por Ciudadanos les tiene trastornados. Las rencillas y discrepancias entre el Secretario General, Pedro Sánchez y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, han dañado seriamente la imagen del partido. Sánchez no ha tenido redaños para ponerla en su sitio y los votos andaluces para el PSOE son totalmente necesarios y el perderlos supondría el peor resultado de su historia.

La estúpida moda de hacer figurar a los políticos con una imagen ficticia que no les corresponde raya en el ridículo, tal como ha resultado la  simulación de Rajoy, acompañado de su hijo, imitando a un locutor de retrasmisiones deportivas, no pasa de ser una frivolidad y falta de respeto a los ciudadanos. Si lo pretendido con tal pantomima ha sido demostrar que el Jefe del Ejecutivo es una persona normal, aviados estamos.

Mire Don Mariano: que a usted le guste el marisco como buen gallego, un buen partido de futbol y fumarse un veguero de vez en cuando, nos parece estupendo, pero lo que resulta inadmisible es la cobardía de negarse a dar la cara y no acudir a debatir con Rivera (Ciudadanos), Sánchez (PSOE) e Iglesias (Podemos), como esperábamos todos los españoles. La sociedad no merece tal desprecio entendiendo que nos está hurtando el mejor momento para defender su programa y motivos por los cuales deberíamos votarle y usted lo sabe. Si a tal  huida le añade que las lamentables justificaciones que están aportando sus subordinados son de auténtica vergüenza ajena, apaga y vámonos. No te preocupes le soplará al oído su eterno asesor Arriola alegando..."mañana la habrán olvidando todos" y no será así porque muchos de los suyos obviaran el votarle...¡¡Tiempo al tiempo!!
  
José Tomás Cruz Varela

30 de noviembre de 2015

GLOBALIZACIÓN DEL PÁNICO

En España nos estábamos acostumbrando al terrorismo autóctono cuando irrumpió de forma abrupta otro exterior,  de corte  yihaidista, impulsado por fanáticos  que poco tienen que ver con una religión determinada. Con el presente artículo, José Tomás Cruz Varela quiere contribuir al conocimiento de esta escena de terror que quieren imponer  al mundo occidental,  como el mejor argumento de defensa,  y recuerda conceptos en litigio, como son la libertad y paz con seguridad.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 GLOBALIZACIÓN DEL PÁNICO
Tras los terribles sucesos de París y Mali, nuevamente vivimos asustados e instalados en una permanente duda y eso es lo terrible de nuestra situación  y sin que nadie nos pueda garantizar como superar el trance. Abrimos fronteras, procuramos facilidades y ahora, con tal forma de actuar ya no sabemos si estamos metiendo en nuestras casas a la hidra de las siete cabezas, a la cual no solo le proporcionamos refugio y entregamos confianza ignorantes de  como la utilizarán. Por el momento, depende de los distintos gobiernos el respaldar y ampliar los planes de seguridad de los países implicados.

Las decisiones que se toman por el temor a nuevos ataques de esta tropa de canallas, no siempre resultan ser las más acertadas. Corremos el peligro de que el IS, con  la facilidad actual para acceder a cualquier tipo de armamento, explosivos  e incluso el empleo de dañinos productos químicos ante futuros atentados,  adquiera dimensiones muy superiores. Llegado es el momento de olvidar reticencias y sacrificar algo de nuestra libertad en pro de la necesaria protección tal como han reconocido 7 de cada 10 franceses cuyo sentido de la democracia está más que reconocido.

Cuando leemos que  en Francia residen cinco millones de musulmanes y pensar que con solo un 1%, es decir, 50.000 ciudadanos, puedan vivir amargados,  sin empleo y cargados de odio, al margen de que practiquemos religiones e idiomas diferentes, el sentimiento de venganza es permanente  y habita en su ADN aunque solo sea para ejercer el  revanchismo.

Por el momento y como siempre, para demostrar la gran preocupación de gobiernos y políticos, se convocan reuniones del  mayor alto  nivel, tratando de encontrar soluciones, unido a las manifestaciones de solidaridad requeridas y obligadas, buscando una seguridad que el miedo nos impide asimilar, pero necesarias para resaltar nuestra afinidad contra el terrorismo.  Inicialmente se apela a la cortesía política, pero en estos momentos la diplomacia se convierten en algo inútil que en nada ayuda y menos soluciona. Los radicales islámicos están demostrando saber organizarse repartiendo el pánico más cruelmente.  Han aprendido a administrar mejor sus recursos y asesinan con una impunidad inaudita,  que posteriormente los medios de comunicación se encargan de que la noticia en minutos de la vuelta al mundo.

Dado el ingente volumen de ingresos con que cuenta la Yihad procedentes del petróleo, secuestros, trata de blancas, droga, donaciones, etc., utilizan un tipo de terrorismo más sofisticado que no orientan hacia los dirigentes políticos, sino hacia a una sociedad indiscriminada, normal e inocente. a sabiendas que con tales exterminios el efecto-maldad será muy superior. Su pretensión es que las matanzas en masa  se convierta en un desafío global  muy difícil de evitar para el mundo occidental, lo que nos obliga a contar con la colaboración de la comunidad internacional, sin escatimar recursos y mantenida a lo largo del tiempo. Justo es reconocer que muchos españoles, aunque siempre existen excepciones, sentimos envidia por el ejemplar comportamiento de la ciudadanía francesa y sus políticos  ante la barbarie padecida.

De alguna forma habrá que terminar con las salvajadas de estos bárbaros y en lo que a España respecta, gozamos con unos magníficos Cuerpos de Seguridad, Investigación y Ejército cuya eficacia y disciplina está más que demostrada de lo que nos sentimos altamente orgullosos.

16 de noviembre de 2015

COMPLEJA INCERTIDUMBRE ELECTORAL

El terrorismo no cesa y además de llevarse vidas inocentes nos ocupa las mentes con miedos y zozobras, sin importar que ataque en casa o fuera: el daño  ocasionado es el mismo. Cuando falta menos de un mes para las próximas elecciones generales en España, los partidos políticos siguen haciendo  (pre)campaña, a pesar de las circunstancias luctuosas,  y los ciudadanos afinan los oídos, comparan propuestas  y analizan ocurrencias. Nunca ha habido una concurrencia como la presente, y esa es la idea que nos transmite nuestro colaborador José Tomás Cruz Varela con el artículo de hoy, desmenuzando las posibilidades de cada uno. 

 
COMPLEJA INCERTIDUMBRE ELECTORAL
(De mi puño y tekla)

Políticos, comentaristas y periodistas están empecinados en enrarecer y complicar la información sobre las alternativas de PP, PSOE y Ciudadanos en los próximos comicios generales, dado que Podemos y su líder Pablo Iglesias según las encuestas, van camino de incorporarse al colectivo de partidos testimoniales. La formación irrumpió con una gran fuerza pero la intención de voto  está en plena caída libre. El desencanto es total y los errores cometidos demasiados.

Los populares, aunque disponen de medios, la eficacia de los remedios aplicados  no van a resultar suficientes para combatir la dureza de la inmediata campaña electoral. El haber ocupado un quinto lugar en las pasadas elecciones catalanas, gobernando el país con mayoría absoluta, dice muy poco en su favor y la pérdida de credibilidad por efecto de la corrupción, otro tanto de lo mismo. Acusar a Ciudadanos de indefinición ideológica cuando resulta innegable que se trata de un partido con gran atractivo en el sector joven y no tan joven de la sociedad es un juicio equivocado. A los ojos del votante disponen de un proyecto bien elaborado y realizable como se ha demostrado en Cataluña y posteriores sondeos de opinión efectuados a nivel nacional.

Uno de los grandes problemas que acusan nuestros partidos políticos en general estriba en que los intereses personales priman en exceso sobre la gestión de los mismos. El descarado favoritismo hacia ciertos personajes, debilita y provoca que en muchas ocasiones se tomen decisiones equivocadas, como ocurre igualmente con el pago de favores con relevantes cargos. La inutilidad manifiesta de ciertos nombramientos que están en la memoria de todos, ha sido uno de los grandes errores de la política española y nefastas consecuencias.

Si como se rumorea,  el poder económico se decanta por un pacto PSOE-Ciudadanos, con tal de impedir cualquier tipo de influencia por parte de Podemos sobre los socialistas, condicionaría el panorama peligrosamente. Rajoy y los populares continúan padeciendo el sempiterno problema de siempre consistente en la ausencia de partidos afines con los que poder entablar a alguna negociación, con la excepción de Ciudadanos aunque con reticencias. De momento todo está en el aire y para Alberto Rivera y los suyos tampoco les hace muy felices el ser considerados como comodín o “partido bisagra” ni van a precipitarse en sus decisiones.

Quizá lo auténticamente preocupante en el seno del PP radique en que siendo muchos sus simpatizantes, cierto sector en crecimiento manifieste que continuarán votando a la formación conservadora pero no lo suficientemente convencidos. Si “queda mucho por hacer” dicen, mantra preferido por Rajoy ¡¡hágase!! No es suficiente con declarar que existe un marcado interés por iniciar una renovación sobre normativa electoral, elaboración de listas, etc. Lo necesitado son hechos.

Cierto que no hay tiempo para realizar una transformación a fondo, no obstante, si la voluntad de cambio fuese real, podría demostrarse a través de la elaboración de las listas electorales de las distintas circunscripciones pero con la la participación activa de todos los afiliados, que lógicamente no tendrían porque coincidir con las confeccionadas por la junta electoral. Tal mediada que obviamente no será admitida, constituiría toda una prueba de democracia interna de partido, demostrando que la intención de cambios es una realidad, generando la necesaria reconciliación con las bases del partido y demostrando que en el PP no todo se queda en promesas…

Mire don Mariano: de sobra sabemos que la propuesta del párrafo anterior es una utopía porque ni listas ni puestos serán consultados ni consensuados, con lo cual afiliados, votantes y simpatizantes verán su gozo en un pozo, pero no olvide que en sus manos tienen el que usted permanezca otros cuatro años en La Moncloa, o bien desaparezca del panorama político español. La oposición celebraría el que se cumpliera el vaticinio de ser el primer presidente a quien le cupo el alto honor de no haber conseguido una segunda legislatura, algo logrado, incomprensiblemente, hasta por el mismísimo y presuntamente iluminado y experto contador de nubes, José-Luis Rodriguez Zapatero (PSOE). Muy duro…¿verdad?....¡¡Tiempo al tiempo!!

 José Tomás Cruz Varela

26 de octubre de 2015

UNA NUEVA "ECONOMIA CON ALMA" HUMANIZARA LA RECUPERACION

El artículo que hoy nos presenta nuestro colaborador José Tomás Cruz Varela, con su equilibrio y agudeza habituales,  pone el foco en esta fase de salida,  la “precampaña de ellos y ellas”.  Estos políticos, más afines a la dedocracia que al mérito, dicen partir de cero, virgíneos,  pero todos cargan con sus pesadas mochilas, unas lastradas por la corrupción y otras por el vacío intelectual. El lector notará inmediatamente las diferencias entre  un análisis ponderado  y muchas de las soflamas que nos llegan desde los poderosos medios de comunicación, siempre interesadas y pocas veces ecuánimes. Merece la pena leerlo.

UNA NUEVA ECONOMIA CON ALMA HUMANIZARA LA RECUPERACION
(De mi puño y tekla)

 Han leído bien. Lo pretendido con el título de este artículo es que nadie lo entienda, como aquello de mezclar los culos con las témporas. En este caso nos referimos a la expresión “economía con alma”, cursi y bobalicona donde las haya y acuñada al parecer por el nuevo equipo de asesores presidenciales, jóvenes, dinámicos y responsables en parte del batacazo cosechado por el PP en las recientes elecciones autonómicas (plebiscitarias) catalanas. Tales palabras suenan a simple justificación de sus sueldos e intentando buscar originalidad a su contenido, que quizá, como portada de periódico llame la atención pero nada más, dado que un amplio colectivo sigue padeciendo los estragos de la crisis, cuando lo que realmente necesitan, con o sin alma, es un puesto de trabajo urgentemente.

     El lenguaje don Mariano, descendiendo al más elemental sentido etimológico del mismo, es lo que nos sirve y utilizamos las personas para expresarnos y ser entendidos sin más pretensiones y no para revestirlo de adornos y barnices platerescos de difícil interpretación, que solo mueven a la incomprensión, oscureciendo y dificultando el mensaje que se pretende comunicar.

     Toda esta pretenciosa sintaxis  utilizada por las nuevas incorporaciones si lo que pretenden es ocultar la ausencia de liderazgo del presidente y su incapacidad para inocular ilusión a los ciudadanos, nada o muy poco conseguirán de Rajoy, que como buen gallego, lo primero que se le ocurre es desconfiar. De ahí el contenido monocorde de sus discursos a los que solo ha incorporado algún matiz descalificador para que los votantes aprendan a distinguir entre los malos, esos que se limitan a criticar y solo saben despilfarrar, y los buenos, defensores de las necesarias reformas. Para que no nos engañemos y como afirma el presidente, no se puede llegar a la política sin antes haber ejercido al menos como edil.

     El Sr. Rajoy, que no es tonto, asume su carencia de liderazgo aunque ha mejorado e incluso ha asumido aparecer sin corbata en actos públicos, pero con los experimentos sigue mostrándose reticente y con el escaso tiempo que resta para las generales, tonterías las precisas. Lo que no se hizo en tres años es imposible lograrlo en tres meses.

     Los directivos de la campaña electoral que indefectiblemente necesitan demostrar su eficacia, se sienten incapaces de convencer a Rajoy para que modifique su “ruta social” humanizando la recuperación. Pretenden que el presidente genere más protagonismo en los medios y proyecte una nueva imagen entre los sectores sociales, lo que en roman paladino significa “cambio de comportamiento”, pero a golpe de utilizar difíciles definiciones va a ser que no. Desde que se puso de moda la estúpida “hoja de ruta”, lo que siempre hemos conocido como programa o plan de trabajo, a todos los dirigentes políticos, habría que entregarles una brújula pero ni aún así han conseguido orientarse.

     Posiblemente ya no exista ningún español que desconozca la promesa efectuada por el Jefe del Ejecutivo consistente en: “acabar su mandato con menos parados que los que se encontró cuando llegó a la Moncloa”. Aunque esa meta ya está superada, el presidente continúa con la mosca detrás de la oreja, léase cargado de dudas, si a golpe de macroeconomía será suficiente para seguir de inquilino en la Moncloa otros cuatro años más. Inteligente sospecha, puesto que el panorama no está nada claro.

     Sin desdeñar la causa social, la bestia negra del PP continúa siendo la corrupción, sobre cuya regeneración y desaparición solo hacen leves y superficiales referencias algunos subordinados pero sin entrar en el fondo de la cuestión. Rajoy es perfectamente consciente del gran daño que siguen originando  gurtelinos, púnicos y ratos. Las nuevas y presuntas irregularidades cometidas nada menos que por un ex vicepresidente del Gobierno y aparecidas en todos los medios, suponen un solemne mazazo en torno a la credibilidad de Gobierno y Partido, más todo lo que pueda surgir de aquí al 20-D.

     Los populares basarán su campaña en dos aspectos muy importantes consistentes en el mantenimiento de la unidad de España y la innegable recuperación económica vital para el futuro del país. No obstante y aunque se comente escasamente, los ciudadanos conocen que las mayorías absolutas son más proclives precisamente a la tan temida corrupción tal como se ha demostrado, y que la oposición, comenzando por el errático Pedro Sánchez (PSOE) empleará como arma arrojadiza contra la formación conservadora, pero eso sí, absteniendose de citar lo que ha ocurrido en su propio partido con los EREs, cursos de formación, etc.

     Lo último pasa por un sutil acercamiento a Ciudadanos de socialistas y populares para disputarse sus favores a la hora de llegar a los pactos pero sin que se note excesivamente y acusándose entre ellos. Tal maniobra está descolocando a Pablo Iglesias y su cuestionado Podemos tras la aparición de la primera encuesta publicada en La Razón, en la cual los podemitas  figuran tras Ciudadanos en intención de voto, algo que la formación de los círculos jamás había imaginado. Público y medios ya no están interesados en las declaraciones de Iglesias y como partido emergente han pasado a segundo lugar, Todo lo contrario de lo que está ocurriendo con Inés Arrimadas (Ciudadanos) que se la disputan en TV, emisoras de radio, periódicos y tertulias de debate, prueba evidente de que no lo está haciendo nada mal….¡¡Tiempo al tiempo!!.

 José-Tomás Cruz Varela

19 de octubre de 2015

Los olvidos de los López (Patxi&Óscar), II de II

 Cuando el olvido nos lleva al silencio, el ruido rescata la memoria

En el capítulo anterior pudimos apreciar las opiniones particulares de don Patxi López sobre los refugiados sirios, y otros temas más. Hoy veremos las de don Óscar López. Ambas adolecen de los mismo: desmemoria.

De vez en cuando, y con mayor frecuencia de la deseada, aparece algún dirigente socialista, entre el silencio cómplice de unos y el estupor y desagrado de otros, al que no le importa quedarse en evidencia,  si con ello publicita su ocurrencia de turno y recoge un voto despistado. El otro Sr. López, don Óscar, portavoz del PSOE en el Senado como premio a su éxito electoral a las Cortes de Castilla y León,  no  ha podido contener sus ganas de arañar al PP, utilizando, en este caso, la crisis siria y haciendo bueno el dicho de “ir por lana y salir trasquilado”.

Y es que don Óscar López, desde su escaño de la Cámara Alta,  reprochó al Gobierno de España, según una crónica digital solvente “haberse confundido de país…que la sociedad era más progresista y con más valores que  el Gobierno que va detrás y que Merkel había dado un tirón de orejas a Rajoy”. Quería dar a entender que la cuota asignada a España de más de quince mil refugiados, le parecía poca cosa y quería más y exigía mayor generosidad al Gobierno del Partido Popular. En el cómputo total de cinco de cinco millones de exiliados del régimen dictatorial de Bashar al-Assad, presidente de Siria y del Partido Baath Árabe Socialista, quince o veinte mil no son muchos, y el Sr. López, don Óscar,  pretendió dar una lección de solidaridad teórica. Ni siquiera se esforzó mentalmente en  establecer una cantidad idónea a “la capacidad limitada de España”. Lo había escrito poco antes el otro Sr. López, don Patxi: “Todas las sociedades deben tener unos valores profundos que hacen que sus miembros se sientan partícipes de un mismo proyecto y comprometidos con él. No es solo por solidaridad, es también por nuestra propia decencia, para no tener que vivir con nuestra propia conciencia amordazada.”

Tuvo que ser la Sra. Vicepresidenta, doña Soraya,  quien refrescara personalmente al  Sr. López, don Óscar, su desmemoria y, de paso,  la del otro Sr. López, don Patxi,  recordando hechos recientes del pasado Gobierno socialista de ZP, con relación a 100 subsaharianos procedentes de Libia: "Cuando se pedía a España que acogiera esa cifra de refugiados, el señor Rubalcaba dijo que se haría pero recordando a todos que la capacidad de España era limitada. Para 100 refugiados".

Podía haber ironizado doña Soraya agradeciendo a don Óscar, su reconocimiento implícito de la mejoría económica de España, pero no quiso. Si en tiempos de ZP resultaba complicado acoger a 100 personas debido a la "limitada capacidad de España", según Rubalcaba, hacerlo con quince mil  suponía que las posibilidades actuales se habían  multiplicado enormemente de hecho y no de palabra. Al Sr. López, don Óscar, este dislate no debió preocuparle excesivamente, porque ocasiones tendría en el futuro de superarlo… Anteriormente oyó también de doña Soraya una malévola advertencia: "Para que la comunidad internacional viera su intervención en la mayor crisis humanitaria en Europa, a lo mejor, debería haberme planteado contestar a la pregunta". Cuando alguien se arriesga a practicar electoralismo con el dolor ajeno, se expone a quedar en ridículo si le descubren las intenciones.

Para la Vicepresidenta, la mejor solución a esta situación crítica  es la que lleva el Gobierno: “trabajar con las comunidades autónomas, corporaciones locales y ONGs para dar una respuesta de todos unidos. Así es como queremos trabajar, ni debates estériles ni frases fáciles". Tiene razón,  aunque políticos hay que pretenden hacernos creer que el postureo fácil soluciona problemas complejos. ¡Allá ellos y sus resultados!

12 de octubre de 2015

LOS MANTRAS DE DON MARIANO RAJOY

Pasadas las elecciones catalanas y analizados sus resultados, podemos preguntarnos si Mariano Rajoy Brey es un político "amortizado y prescindible"  para el futuro de España. Les invito a leer las opiniones de nuestro colaborador José Tomás Cruz Varela, que no dejarán a nadie indiferente. 
 

LOS MANTRAS DE DON MARIANO RAJOY
(De mi puño y tekla)

  Una vez más habrá que recordar a los españoles, catalanes incluidos,  que las pasadas elecciones generales no las ganó Rajoy sino que, merecida y descaradamente, las perdió el presunto lunático Zapatero (PSOE) por razones de sobra conocidas. Cada día que pasa, la profecía que amarga a don Mariano consistente en que será presidente de una sola legislatura, adquiere mayor verosimilitud. En los casi tres meses que restan para la celebración de los próximos comicios, es muy posible que se fragüe el desmoronamiento de la formación popular.

     Nuestro presidente, amante de los mantras a cual más simplón, acuñó aquello de “el tiempo lo soluciona todo” de clara inspiración arriólica, pasando al multirepetido de “aún nos queda mucho por hacer” que ordenó utilizar a todos los altos dirigentes en su apariciones públicas, para desembocar en el más inane de todos ellos, concretamente “no pasa nada” pero sin dar la cara y para definir las consecuencias de las recientes elecciones catalanas. El mismo estribillo que anteriormente empleó en el caso de las europeas, andaluzas, autonómicas y municipales, en las cuales se cosecharon igualmente sendos fracasos por parte del PP.

     Si en efecto se cumple el citado vaticinio y el  Partido Popular pasase a la oposición por la más que posible alianza de los partidos de izquierda: PSOE, Podemos, IU, BNG, etc., el futuro de España no apuntaría precisamente a una etapa de paz y prosperidad con las consiguientes consecuencias negativas para la economía, exportaciones, empleo, inversión extranjera, etc. Aspectos en los cuales debe otorgarse a Rajoy cierto mérito con relación a los restantes países de la CEE.

     La colección de bofetadas electorales recibidas a lo largo del año 2015, han logrado reducir la prepotencia y altanería de los conservadores, aunque no lo suficiente para avanzar en sus relaciones con los medios de comunicación y restantes partidos políticos. En este sentido, cabría destacar las continuas descalificaciones hacia Ciudadanos, algo torpe e incomprensible siendo la única fuerza del arco parlamentario con la que podría llegar a entenderse.

     No obstante, los votantes de Ciudadanos tienen muy clara la idea de que mientras Rajoy continúe al mando del PP no existirá auténtica regeneración. A nivel personal puede ser el político más honrado del universo, pero no pudiendo opinarse  lo mismo sobre el nivel de tolerancia que ha existido en su partido con relación a la corrupción. No hace mucho, pensar en un hipotético  pacto entre PSOE-Ciudadanos era inviable. Ahora y tal como está evolucionando el mentidero político español, sí cabria el alcanzar acuerdos entre ambos partidos y de paso darle la patada a Podemos.

     En otro orden de cosas y  por mucho que se prodiguen el Jefe del Ejecutivo, la secretaria general, Cospedal  García y el lacrimoso portavoz parlamentario en resultar la nula repercusión que tendrán las recientes elecciones catalanas sobre las generales, nadie se lo cree y cuanto más insisten peor. Precisamente están siendo muchos los dirigentes políticos, periodistas y comentaristas los que discrepan por considerar que influirán y mucho por el gran desgaste que ha supuesto las citadas autonómicas (plebiscitarias) para algunos partidos. Las urnas son tozudas y si no que se lo pregunten a Pablo Iglesias (Podemos), Pedro Sánchez (PSOE) e incluso a Rajoy (PP).

     Está más que demostrado que el Presidente del Gobierno es un mal perdedor y el no reconocerlo le está suponiendo perder credibilidad y prestigio, lo que pone de manifiesto su ausencia de liderazgo. El no asumir, por ejemplo, que el gran vendedor de la última confrontación electoral ha sido Alberto Rivera (Ciudadanos), tras haber triplicado sus votos es todo un despropósito. Es muy posible además que a lo largo de la próxima campaña electoral aparezcan nuevos y presuntos escándalos que impliquen a miembros del PP para impedir su dudosa victoria en diciembre, a pesar de la mediocridad de los líderes de la oposición con la excepción de Ciudadanos.

     Cada vez son más los jóvenes y no tan jóvenes que cuando reflexionan sobre el futuro de España, ya no incluyen  a políticos del perfil de Rajoy o Mas. Ambos, aunque por distintos motivos, tiempo ha que están sobrando, si bien todo parece indicar que en política, la ambición no respeta edades ni limitaciones lo cual es un error mayúsculo. Debería ceder sus puestos y no esperar a que les den la metafórica patada. Por mucho que les duela es obvio que  ninguno de los dos forman parte de ese colectivo de hombres que Bertolt Brecht considera como “imprescindibles”.

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela

5 de octubre de 2015

Los olvidos de los López (Patxi&Óscar) (I de II)

 Don Patxi López y la ocasión perdida

"No hay nada peor que una guerra civil,  en la que los vencidos
son destruidos por sus propios amigos" (Dionisio de Halicarnaso)

No ha estado fino el ex lehendakari Sr. López, don Patxi, como analista político. Hasta el título de su artículo “Perdonen por nuestro Gobierno” suena desafinado. La sólida formación que se supone lleva aparejado el desempeño de un alto puesto no ha quedado acreditada en ese escrito y maliciosos habrá que se acuerden de Zapatero: “Cualquiera con muchas ganas y una idea básica del país puede llegar a ser presidente de Gobierno. Todo el que cuente con  apoyo de la ciudadanía puede serlo independientemente de su cualificación”.

El oportunismo electoral de Patxi López le ha llevado a inculpar al presidente del Gobierno español en una catástrofe humanitaria que no ha creado. No están claros, o quizás sí lo están, los motivos por los que se le olvida citar a Bashar al-Assad, presidente de Siria y del Partido Baath Árabe Socialista, al menos una sola vez. De antiguo son conocidas las buenas relaciones que el PSOE mantiene con el partido  gobernante sirio, y dado que una información fluida ayudaría a comprender mejor el problema, el articulista podría haber profundizado en las causas del conflicto; pero no lo ha hecho. Eludir las responsabilidades de los dirigentes de allá y repartirlas entre mandatarios europeos de acá no le beneficia.

Las guerras civiles, como lo fue la española y la siria lo es, son  originadas por unos y sufridas por otros que poco tienen que ver con los primeros. El enfrentamiento entre bandos opuestos produce refugiados inocentes que huyen de la muerte. El Sr. López, don Patxi, podría haber explicado cómo ha conseguido saber que “Rajoy no se acuerda o no quiere acordarse de los refugiados españoles de 1939”; y tampoco lo ha hecho. La imaginación y los deseos invalidan con frecuencia los juicios de valor. No resulta ético hacer política con meras suposiciones. Ha quedado bien recordando a los  “republicanos españoles” refugiados en Francia, y se hubiera superado de haber tenido presentes a los  miles de vascos que huyeron del terrorismo años después.

 No es sorprendente que Patxi López, mezcle la “guerra civil de Siria” con “el hambre y las enfermedades de África, con sus dictadores y el cobijo que Europa daba a sus expolios”, ya que si bien dice lo que sabe, no sabe decir que las causas del exilio político difieren de las que llevan a la emigración por necesidad económica, y, por dolorosas que ambas sean, requieren soluciones distintas:

 “Y dice el señor Rajoy, y otros que no quieren asumir ninguna responsabilidad, que el problema hay que resolverlo en origen. Ya. Pero qué casualidad que digan esto los que nunca han querido mover un dedo. Los que han recortado todas las ayudas a países en desarrollo. Los que no han querido asumir que la miseria ajena, que las violaciones en otros países, son también nuestra responsabilidad aquí. Señor Rajoy, tenemos este enorme drama porque no hemos sabido, y muchos no han querido, resolverlo. Se nos llena la boca hablando de políticas comunes de inmigración, de reforzar la ayuda a los países que tienen estos problemas, y lo único que les hemos mandado han sido drones.”

Cuando acusa de esa forma, se olvida  del estado lamentable en el que su Gobierno  socialista dejó España en diciembre de 2011. Si el  “mayor recorte social de la Historia de la Democracia  la hizo Zapatero”, ¿por qué lo oculta y  se lo carga al PP? Con semejante herencia,  toda queja es puro cinismo. ¿Acaso cree que Rajoy habría recortado distintas partidas en 2012, si Zapatero hubiera dejado el mismo déficit que heredó en 2004?

Se le olvida decir al Sr. López, don Patxi, que Rodríguez Zapatero  gobernaba en España cuando la guerra de Siria comenzó, y él lo hacía  también, con la ayuda imprescindible  del PP  a cambio de nada,  en el País Vasco. Ni desde Moncloa  ni desde  Ajuria Enea “nadie movió un dedo ni hizo  ni dijo nada” entonces. Ni siquiera los del “No a la guerra”  salieron con aquellas  pancartas de PAZPAZ.

En el artículo que nos ocupa  aparece una trampa discursiva de corto recorrido y  patético final. Empieza hablando en plural, primera persona, simulando incluirse (“No podemos… sabíamos… obligamos… sabemos… tenemos… hemos dejado… hemos mandado… hemos  aplaudido… hemos soportado… estamos permitiendo…”), después culpa a sus adversarios (“otros no quieren… que digan esto lo que nunca han querido… los que han recortado…los que…”),  y finalmente se pone como ejemplo de luchador por la justicia y la solidaridad: “Hoy nos toca poner en práctica la solidaridad con estos refugiados. Y hace falta voluntad y medios; las buenas palabras y alguna limosna, reducida al mínimo por el egoísmo inhumano, no son suficientes”….”No es solo por solidaridad, es también por nuestra propia decencia, para no tener que vivir con nuestra propia conciencia amordazada.”… “Yo, también, hoy con vergüenza quiero decir: perdonen por nuestro Gobierno, los españoles no somos así”.

De estos dos párrafos  (“Hemos aplaudido las primaveras árabes para después no hacer nada para que pudieran consolidar la democracia. Hemos soportado una guerra interminable y criminal en Siria sin tomar medidas reales.” y “Sólo hemos tenido expresiones de horror anta la barbarie del Estado Islámico (IS) y estamos permitiendo que 40.000 fanáticos sanguinarios campen a sus anchas arrasando Siria e Irak.”) no se deduce si está a favor de una intervención armada en Siria contra el Estado Islámico (IS) o contra  el régimen de Bashar al-Assad o contra ambos, o si prefiere mantener el actual statu quo hasta que se manifiesten los del “No a la guerra” y sepa de qué lado están esta vez.

Se erige en defensor de comportamientos humanitarios mientras anatematiza a la “derecha” de falta de solidaridad, sin precisar si española o europea o ambas a la vez: “No es sólo un problema de fronteras o de seguridad interna de la Unión Europea como nos quiere hacer ver la derecha, es una cuestión de humanidad, es una crisis humanitaria. Son personas que mueren huyendo de la muerte mientras piden refugio en nuestra casa. La capacidad más humana, lo que de forma más radical nos separa de los animales es la capacidad de sufrir con el dolor ajeno. Demostrémoslo.” Y sin embargo, los sirios prefieren  "la insolidaria Alemania de Merkel" (de derechas, por supuesto) a otros países más próximos en ideología,  religión, geografía y cultura.

Del uso repetido del término solidaridad salta a su praxis: “Hoy nos toca poner en práctica la solidaridad con estos refugiados. Y hace falta voluntad y medios; las buenas palabras y alguna limosna, reducida al mínimo por el egoísmo inhumano, no son suficientes.” Hemos oído decir una y mil veces a ciertos líderes socialistas que esa solidaridad se basa en el reparto de la riqueza que el Estado obtiene con los impuestos de “todos y todas”, con la misma progresividad y sin distinción del lugar donde se generan,  entre los que menos tienen y más lo necesitan, aportando más quienes más tienen. Sin embargo, no hay constancia de que esto se cumpla mientras  no  demuestre que el sistema del “cupo fiscal vasco”  también es solidario con el resto de España  y que  “cada vasco y cada vasca” contribuye en la misma proporción que los demás al bienestar  común, sin ser privilegio de unos y perjuicio de otros. Predicar solidaridad hacia fuera sin practicarla dentro resultaría  una ironía hipócrita.

 Hay expresiones (“Pero además, más importante que recoger a regañadientes a unos grupos de refugiados, es entender que el asilo político, es un principio moral de la propia democracia europea. No se trata de una discusión de cuotas, se trata de defender y no renunciar a un valor ético que dé sentido a la propia existencia de la Unión.”) y manifestaciones (pancarta en el Ayuntamiento de Madrid con el “ “REFUGEES WELCOME”) que denotan “buenismo” a raudales, pero solamente con eso no se da ni cama ni comida a los de miles de exiliados.  Y no se trata de pequeños “grupos  de refugiados” (don Patxi dixit) los que llegan y llegarán a España. El alojamiento, manutención e inserción laboral y social de más de quince mil personas no es un asunto menor. A medida que se acerque la hora de la verdad solidaria, comprobaremos los comportamientos de cada  Ayuntamiento y Comunidad Autónoma. Todos  dicen querer hacer pero que el Estado ponga los dineros, que ellos no los tienen, y  que al pagar todos nuestros impuestos correspondientes a la caja común,  todos seremos igual de solidarios.
Mientras no acabe esa guerra civil en Siria, y en otros países, no habrá paz. Y lo que es peor, aumentará el número de refugiados huyendo de una muerte anunciada. Tenía razón J.F. Kennedy:

El próximo día veremos una opinión complementaria poco afortunada...del otro Sr. López, don Óscar.

30 de septiembre de 2015

PROHIBIR, BLINDAR FRONTERAS Y TENDER ALAMBRADAS, NADA SOLUCIONA

La sangría del pueblo sirio no cesa. Son demasiados los que abandonan su país, y escasas las medidas reales que solucionan el problema. Tras este artículo de José Tomás Cruz Varela que trata la situación desde el punto de vista humano y global, vendrán otros dos que lo harán sobre el oportunismo electoral mostrado por dos dirigentes socialistas españoles.
................................................. 

PROHIBIR, BLINDAR FRONTERAS Y TENDER ALAMBRADAS, NADA SOLUCIONA

(De mi puño y tekla)


  Uno de los grandes horrores que aporta la globalización es la frialdad aterradora con que se contemplan ciertos sucesos, como el reciente asesinato de 71 refugiados, y no solo por la cifra, sino por la crueldad del método utilizado para acabar con sus vidas, encerrados y asfixiados en un camión frigorífico abandonado en una autopista austriaca.

     Resulta sobrecogedor que ante las migraciones masivas que se está produciendo actualmente, gran parte motivadas por la brutalidad de los totalitarismo, persecuciones y la búsqueda de un lugar donde poder vivir, lo primero que se le ocurre a los gobiernos de los países afectados es prohibir y blindar sus fronteras, levantar muros y tender alambradas, ignorando la realidad en lugar de abordar el problema y arbitrar soluciones.

     Lo que está sucediendo induce a pensar que el concepto de conciencia humana está experimentando una notoria transformación, llegando a confundir la figura del emigrante con alguien que roba, viola y delinque de cualquier forma. A este paso, el tráfico de personas pasará a ser más rentable  que el de narcóticos. Es curioso que cuando surge una crisis financiera como ha sucedido recientemente con la caída de las bolsas a nivel internacional, de inmediato se convocaron y organizaron cumbres de todo tipo para solucionar el tropiezo y que las economías retornaran a sus cauces, nada que ver con la atención que reciben los refugiados que logran llegar a España, Italia, Grecia, etc.

     De alguna manera, la indiferencia con que tratamos a estas muchedumbres que ya se contabilizan por cientos de miles, nos pasará merecida factura. Son seres sin tierra prometida, como les ocurre a infinidad de sirios y afganos, arrastrando una culpa que no merecen y desplazándose cuan almas perdidas sin destino concreto, cruzando países donde no se les permite establecerse por ser considerados sospechosos, desesperados y mendicantes advirtiéndoles que no hay sitio para ellos ni sus familias.

     En materia de fronteras es un despropósito el seguir improvisando unido a la gran disparidad de criterios a la hora de establecer una política común sobre un tema en el que tanto nos jugamos. Como resulta igualmente necesaria una respuesta contundente contra los contrabandistas de personas con el rigor que demanda tan terrible delito.

     La tragedia europea ya no se resuelve con mediocres caridades ni severas represiones como las que se están aplicando en algunos casos. Se impone la creación de eficaces programas de ayudas de todo tipo, perfectamente controlados y realizados en los países de origen como está proponiendo la canciller alemana Ángela Merkel. En paralelo debe alcanzarse un acuerdo sobre cuotas solidarias de refugiados a tenor de las respectivas situaciones económicas de los socios de la CEE. Seguir obviando el problema y demorando la aplicación de las medidas más necesarias, sin la menor duda y a corto plazo nos supondría un desastre muy superior al actual en todos los sentidos y especialmente afectando a los que viven en condiciones miserables y que demandan con toda la razón el ser auxiliados en sus necesidades más elementales.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela


21 de septiembre de 2015

CRISPACIÓN, VIOLENCIA, SUFRIMIENTO Y MUERTE

 El trabajo que hoy nos presenta nuestro colaborador José -Tomás Cruz Varela no trata asuntos políticos, sino comportamientos inhumanos. Y lo hace con  esa sencillez humanizadora que llega a la fibra más sensible de las personas, y cuya lectura no deja indiferencia.


CRISPACIÓN, VIOLENCIA, SUFRIMIENTO Y MUERTE.
Consecuencias de un ataque de cuernos
(De mi puño y tekla)

   A la vista de los últimos acontecimientos y más concretamente tras el trágico asesinado de las dos jóvenes de Cuenca, todo parece indicar que el caluroso verano exacerba el instinto de violencia y agresividad carpetovetónico. Rara es la semana en que no se produce un crimen de alguna, ex mujer, ex novia, ex compañera, ex amiga, por diversos procedimientos a tenor del grado de enajenación mental del iluminado de turno. Mientras unos, más cobardes, se decantan por pegarle un tiro o arrojarla desde un sexto piso a su víctima, otros más perversos, recurren al degüello, estrangulación, apuñalamiento o incluso le montan una pira funeraria en su propio domicilio.

     Tal jauría humana está formada por dementes sociales que en gran mayoría pertenecen al colectivo de enfermos de celos, cuyos continuos ataques de cuernos van alimentando su larvada venganza. Primos hermanos de esa otra colección de rencorosos que no han interpretado y menos asumido lo que supone optar por un respetuoso y civilizado divorcio, dado que cuando la relación se ha roto, el mantenerla ficticiamente solo representa sufrimiento por ambas partes.


     Existe otro grupo mucho más numeroso compuesto por aquellos que se conforman administrando a su cónyuge, la correspondiente  sarta de hostias, procurando no dejar señales visibles para evitar explicaciones y justificaciones a terceros, aderezado todo ello con los correspondientes gritos e insultos.


     Por último, aunque la fauna es mucho más amplia, aparece la comunidad de los que se limitan a amagar y no dar nunca. Se trata de individuos que por su condición de amargados permanentes ensucian todo lo que tocan, desconocedores del concepto de felicidad, pesimistas y dedicados a criticar y descalificar, son los que gozan haciendo daño y abusando de la educación y terror de su pareja, cuyos hijos solo respiran cuando el maltratador abandona el hogar. Seres incapaces de aceptar una separación porque en caso de hacerlo saben no volverán a dormir caliente en su puta vida.



     Para desgracia nuestra la sociedad está llena de misántropos por naturaleza. Insociables que admiten mal el alcohol y que con cuatro cervezas elevan el tono de voz y exageran los gestos para mendigar un protagonismo que jamás les será reconocido. Pertenecen a ese ejército de personas dedicadas a convertir la convivencia en sufrimiento de los demás, provocando en sus parejas el que en ocasiones solo deseen la muerte como única forma de liberación de esa cárcel sin rejas en la que cohabitan con un energúmeno al que soportan noche tras noche en el mismo lecho, quien para mayor desgracia y con exigencia, demanda el débito conyugal. ¿Habrá mayor maldición?




     El gran fallo de este tipo de relaciones que padecen millones de matrimonios, con apariencia de una convivencia normal, es que no lo recogen las leyes y la condena es de por vida. Tener que aguantar a personas que solo gozan repartiendo maldad, muy  propio de fracasados sociales y/o económicos, carcomidos por la envidia e instalados en la frustración, resultan insufribles. Son detritus que el propio sistema crea y destruye a la vez. Pasan por la vida sin oficio ni beneficio con la única misión de perjudicar a sus semejantes.




     Vivimos en un estado de crispación alarmante, cuyo  refinamiento está derivando en una perversidad sin límites. En efecto hemos avanzado y mucho en múltiples aspectos y comodidades, pero en otros, seguimos igual o peor tal como sucede en aquellas situaciones en las cuales el marido, compañero, novio, querido o chulo, aplicando y administrando el concepto de relación a su antojo, maltrata hasta un grado inusitado con el agravante y preocupante contagio que estamos padeciendo la sociedad, sin que nuestros legisladores le pongan coto y los científicos continúen sin encontrar la vacuna adecuada. ¡¡Que desastre!!


Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela