Mostrando entradas con la etiqueta Nacionalismos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nacionalismos. Mostrar todas las entradas

9 de noviembre de 2014

Cuando Cayo Lara “presiona, promete y profetiza”, Rajoy tiembla…

“La Vanguardia” (antes española) recogió no hace mucho unas declaraciones del coordinador federal de IU, Cayo Lara, hechas en Barcelona, más pretenciosas que realistas y de dudoso rigor intelectual. Entre otras cosas decía:

A) “Su formación (la de Cayo Lara e IU, por supuesto) presionará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso para que autorice la consulta en Catalunya y asegure que se celebra "con plenas garantías democráticas".

Resulta curioso el empleo continuado del eufemismo “consulta” cuando pretenden que sea “otra cosa”, una especie de “referendum” independentista sin declararlo, decidido por una parte de una parte de España. En el Art. 92 de la C.E. se habla de “Referendum consultivo” y sus condiciones de convocatoria, pero no de “consulta”, que tampoco aparece en la Constitución. Merece la pena recordar lo que otros intentan solapar:
1. Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.
2. El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados.
3. Una ley orgánica regulará las condiciones y el procedimiento de las distintas modalidades de referéndum previstas en esta Constitución.

La pretendida “consulta”  no cumple con ninguno de los tres apartados del artículo citado en los que debe basarse un Referendum, legal por supuesto.

De los 350 Diputados de las Cortes Generales, IU cuenta con 11, un 3,14%,  tras obtener un 6,92% de los votos. El PP recogió el 44,63% de los votos y dispone de 186 Diputados, un 53,14%, que son los que realmente mantienen a Rajoy como Presidente del Gobierno contra los deseos y potencial de Cayo Lara. Tras estas solemnes declaraciones de amenaza de presiones, ¡algo tendrá que hacer Rajoy para no caer ni él ni su Gobierno ni "andar acongojados" por los rincones!

 (Izquierda, Cayo Lara)

Si Cayo Lara conociera en profundidad la Constitución y la respetara no hubiera deslizado semejantes gatuperios, ya que la  “La soberanía nacional reside en el pueblo español” (Art. 1.2), se manifiesta en el Congreso de los Diputados que es quien autoriza y no el Presidente del Gobierno. Por otra parte, “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles…” (Art. 2). ¿Puede una parte decidir por la totalidad? ¿Por qué desea Cayo Lara que Rajoy se salte el mandato constitucional y  haga lo que no puede ni debe?

Quiere, además, Cayo Lara que la celebración de la “consulta” se celebre con  “plenas garantías democráticas”. ¿En qué tipo de democracia está pensando cuando propugna el incumplimiento de las leyes, menospreciando la voluntad de todo el pueblo español?

Cayo Lara lo tiene fácil. Para conseguir sus fines, de forma democrática, debe contar con las fuerzas necesarias que le posibiliten reformar la Constitución de acuerdo con lo establecido en su propia normativa. Entonces no tendrá problemas y será considerado como un demócrata de corte occidental sin reminiscencias de otras épocas y otras geografías.

B)  “La democracia no le tiene que tener miedo a la consulta y a la voz del pueblo, porque si le tiene miedo no es democracia, es otra cosa".
Si en la aprobación de la Constitución intervino todo el pueblo español, ¿Por qué no propone Cayo Lara que también lo haga en esa “consulta”? Sería hasta posible que debido al hartazgo que sufre la mayoría de los españoles consiguieran lo que persiguen, pero de forma legal y con todas las consecuencias del resultado... El derecho a decidir no debe referirse sólo separarse sin más. Todos tenemos derecho a decidir con nuestro dinero qué comprar y a quién, por ejemplo…Y si no se tiene miedo al pueblo, a todo el pueblo, que se le pregunte y se le anime con aquel recordado eslogan  “habla, pueblo, habla…”.

C)  "No os quepa duda de que si la negativa (a la consulta) es definitiva, caerá Rajoy, y cuando caiga Rajoy habrá consulta en Catalunya sin ninguna duda".
Por supuesto que caerá Rajoy, su siguiente, y el siguiente de su siguiente, pero no será por la decidida y decisiva presión de Cayo Lara en el Congreso de los Diputados, sino por otros motivos. ¿Y qué le hace pensar que si no se celebra esa “consulta” caerá Rajoy  y no los que pregonan llevarla a cabo? Los españoles,  todos, tienen la capacidad y el poder de poner y quitar, de hacer y deshacer. Lo malo está que eso mismo lo haga sólo  una parte y no la totalidad.

D) “…actualmente IU es la única formación de ámbito estatal con representación en el Congreso que defiende el derecho a decidir de los catalanes”, por lo que ha llamado a “conformar una confluencia de fuerzas de izquierda que sume suficiente músculo para sacarla adelante”.
Sin duda ninguna que Cayo Lara sobredimensiona la fuerza de su “formación de ámbito estatal”: 11 Diputados salidos de Andalucía (2), Aragón (1), Asturias (1), Valencia (1), Madrid (3) y Cataluña (3), sin especificar cuántos de ellos pertenecen  realmente a su PCE.

Considera un mérito y como algo a su favor el ir a contracorriente de las otras fuerzas políticas de ámbito nacional, y constata,  como necesidad,  la unión de las izquierdas estatales que favorezcan la secesión de Cataluña del resto de España para conseguirlo. En consecuencia, debería pensarse si se puede ser español de la actual España y de las izquierdas que busca Cayo Lara. Estos días más de uno recuerda y no repite el deseo que Calvo Sotelo manifestó "Entre una España roja y una España rota, prefiero la primera, que sería una fase pasajera, mientras que la segunda seguiría rota a perpetuidad". ¿Cuál sería la respuesta de los españoles de hoy ante el mismo dilema?

Es necesario que cuanto antes nos aclare Cayo Lara qué significa para él España, qué sentido tiene hoy para él esta antigua nación, qué tipo de solidaridad busca entre las regiones y nacionalidades que actualmente  la componen y cómo quedaría posteriormente.

Por cierto, Cayo Lara se dirige a los catalanes citando a Cataluña, y se olvida de los españoles y de España. ¿Repetirá este mensaje por todos los pueblos y ciudades de España cuando pida el voto?

18 de agosto de 2014

Orgulloso de todo lo español

 La entrada de hoy no es mía. Está tomada íntegramente de un correo enviado por una lectora del blog. Tal como me ha llegado lo publico, conservando el nombre, Ángel Ayuda Giménez, de quien parece ser su autor verdadero, y a quien debemos agradecer este texto valiente y acertado.

De acuerdo con el espíritu del escrito, he puesto el título (venía sin él): “Orgulloso de todo lo español”. Espero no haber fallado, porque el artículo, magníficamente escrito en fondo y forma, se lo merece. Y así se podrá comprobar con su lectura:
Nací en Asturias, por la gracia de Dios. Mi lengua materna es el asturiano (o, como lo denominan los listos y los finos, el “bable”). En mi aldea, los únicos que hablaban español cuando yo era pequeño, allá por los años 70 del siglo pasado, eran el cura y el maestro. Los del pueblo “hablábamos mal” o “no sabíamos hablar” o, simplemente, éramos aldeanos y hablábamos como tales. Los asturianos nos avergonzábamos de nuestra propia lengua y algunos todavía se avergonzarán hoy. Allá ellos. Yo me siento tremendamente orgulloso de ser asturiano y de hablar asturiano siempre que tengo ocasión; o sea, cuando estoy con asturianos y sé que me van a entender. No se me ocurre hablar asturiano con murcianos o con castellanos, porque sería una ridícula falta de educación y de sentido común.
Eso es lo que falta en esto de las lenguas: sentido común. Porque el sentido común se pierde cuando las ideologías se entrometen y empiezan a utilizar las cuestiones lingüísticas como arma política para dividir a las personas y establecer “hechos diferenciales” que consisten, básicamente, en exaltar las bondades de tu historia, tu cultura y tu lengua para despreciar al vecino y ahondar en lo que nos separa. “Nosotros bebemos sidra y jugamos a los bolos. En cambio, a los vecinos (esos bárbaros) les gusta el vino y juegan a la petanca…¡Qué distintos somos! ¡Dios nos libre de Castilla!”. Así razonan los fanáticos nacionalistas, sean asturianos, vascos, catalanes o uzbecos. Separar, dividir, insultar, manipular la historia… Como si amar tu tierra y tu lengua fuera incompatible con el amor al resto de las lenguas y culturas de las tierras de España. Yo amo a Asturias y al asturiano, porque esa es mi tierra y esa es la lengua que aprendí a hablar en mi casa. Pero amo con la misma pasión a España y al español. Amo la Hispanidad, amo las Españas y amo la lengua de Cervantes. Mi forma de ser español es siendo asturiano.
Porque ser español es mucho más que tener un pasaporte. España es mucho más que sus territorios peninsulares, insulares y norteafricanos; mucho más que sus cuarenta y siete millones de habitantes.
 España es el Cantar de Mio Cid. Ser español es recordar a doña Jimena en el Monasterio de San Pedro de Cardeña, defender el honor de doña Elvira y doña Sol contra los traidores y cobardes Infantes de Carrión y combatir junto a Minaya Alvar Fáñez y Martín Antolínez, el burgalés de pro.
 España es Gonzalo de Berceo y sus Milagros de Nuestra Señora y"el monasterio de San Millán de la Cogolla y el de Santo Domingo de Silos; Ser español es cortejar con el Marqués de Santillana a aquella “moza tan fermosa” que era “la vaquera de la Finojosa”. O ir en busca de amores con el Arcipreste de Hita y la vieja Trotaconventos.
Ser español es mirarle a la cara sin miedo a la Muerte, como Jorge Manrique, con el aplomo y la resignación cristiana del Maestre don Rodrigo, “porque querer hombre vivir, cuando Dios quiere que muera, es locura”. Pero ser español también es compartir y disfrutar de un vaso de buen vino con la vieja Celestina y sus pupilas en una tasca de mala reputación.
España son las Églogas de Garcilaso de la Vega y su Soneto XXIII, el Cántico Espiritual de Juan de la Cruz y las andanzas y miserias de Lázaro de Tormes. España es la Oda a la vida retirada de fray Luís de León, los Ejercicios Espirituales de Ignacio de Loyola  y la vida del Buscón de Quevedo. España son las soledades de Góngora y es cabalgar con don Quijote y Sancho Panza para desfacer entuertos y combatir malandrines y encantadores. Español es Peribañez y Fuenteovejuna y Olmedo (“que de noche lo mataron al caballero, la gala de Medina, la flor de Olmedo”). España es Segismundo (“¡Ay mísero de mí, ay infelice!”) y el burlador de Sevilla y el Estudiante de Salamanca y el don Juan de Zorrilla.
España es Cadalso, Feijoo y Jovellanos. España son las rimas de Bécquer y las orillas del Sar de Rosalía y el don Juan Tenorio de Zorrilla. España es un canto a la libertad como la canción del pirata de Espronceda y es el dolor de Larra. España es la Benina de Galdós y la Ana Ozores de Clarín y la Pepita Jiménez de Valera.
 España es la agonía de Unamuno, la elegancia refinada de la princesa triste de la Sonatina de Rubén Darío y el sufrimiento y el espanto de Lo Fatal. España es el esperpento de Max Estrella y Valle-Inclán y son los Campos de Castilla de Antonio Machado. España es Andrés Hurtado y Zalacaín el Aventurero. España es la San Sebastián de Edad Prohibida de Torcuato Luca de Tena y la Asturias de Armando Palacio Valdés y su Aldea Perdida. España es el Macondo de los Cien años de soledad de Márquez y es La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa. España es también el México de Carlos Fuertes y la Cuba de José Martí y es el Chile de Pablo Neruda y la Nicaragua de Rubén Darío. España es la Pampa del gaucho Martín Fierro y es el Inca Garcilaso de la Vega y es un poema de amor de sor Juan Inés de la Cruz y es el Facundo de Domingo Sarmiento. España es la Comala de Pedro Páramo y es el nuevo mundo de Bernal Díaz del Castillo. España es un cuento de Borges o un relato de Cortázar.
España es un retrato de Velázquez, una pesadilla de Goya en su Quinta del Sordo y un arlequín de Picasso; España es una mujer asomada a una ventana contemplada por Dalí y un mural colorista de Miró. España es Gaudí y Tapies y Antonio López; es churrigueresco y herreriano, románico y gótico. España es el Museo del Prado y la Catedral de Burgos y la de Zamora y la de León y la de Oviedo y la de Palma de Mallorca y la de Palencia y la de Córdoba y la de Murcia y la Alhambra de Granada…
España tiene ritmo de pasodoble y de ranchera, de merengue y salsa, de muñeira, jota y sevillana. España es una sardana y una danza vasca. España suena a gaita y a guitarra flamenca y a mariachi mexicano y a música andina. España es Albéniz y Falla.
España es La Colmena de Cela y Cinco noches con Mario de Miguel Delibes; es Lauro Olmo y la historia de una escalera de Buero Vallejo. España es la poesía de Miguel Hernández y Celaya. España es Lorca, Aleixandre y Dámaso Alonso. España es la Razón de amor de Salina y el Ciprés de Silos de Gerardo Diego y la Meseta de Guillén.
España es la Plaza Mayor y la Universidad de Salamanca y la Plaza del Obradoiro y el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela y la Sagrada Familia de Barcelona. España es Segovia y su Acueducto Romano y Ávila y sus murallas. España es el Monasterio del Escorial y la imaginería de Salzillo y de Gregorio Fernández y de Alonso Cano. España es Chillida y Gargallo, la luz de Sorolla y un paisaje de Zuloaga.
Español de España, español de América, español universal. España es su historia, su lengua, su literatura, su arte, sus acentos variados, su mestizaje y su fe. Ser español es un modo de crecer, una manera de entender el mundo, una forma de rezar, de disfrutar, de sufrir y hasta de morir. Por eso los que odian a España lo primero que hacen es prohibir el español en las escuelas.
Angel Ayuda Giménez.
De nuevo, gracias a su autor. Posiblemente no le conoceré nunca, pero la gratitud y el reconocimiento de lo bien hecho son rasgos de lo español.

21 de enero de 2013

Las Comunidades Autónomas: “recentralización” contra desintegración

“Si se reúnen  los suficientes datos se puede demostrar cualquier cosa con ayuda de la estadística” (Ley de Williams y Holland- Ley de Murphy).

Resultan sorprendentes las distintas reacciones de los medios de comunicación ante los mismos datos suministrados por el Informe del CIS, barómetro del pasado diciembre, realizado  poco después de las elecciones autonómicas de Cataluña y convocadas con clara intención independentista.

ABC daba su versión sobre el asunto de la siguiente forma: “Nueve de cada diez españoles creen que la situación económica es mala o muy mala. Además, la mitad cree que la situación será peor dentro de un año, según el último barómetro del CIS, marcado por el pesimismo”.  Para el tema autonómico o nacionalista enlazaba con el barómetro del mes anterior del siguiente modo: “Uno de cada cuatro españoles quiere acabar con las autonomías. La cifra supone un aumento de dos puntos con respecto al dato del mes anterior”

El País, por su parte,  publicaba “Corrupción, fraude y políticos superan a la sanidad y la educación como problema. El 79% de los españoles cree que dentro de un año la economía estará igual o peor” con una escasa y solitaria referencia a “las tensiones nacionalistas”, quizás para no crispar…

En cambio,  La Vanguardia,  hace algún tiempo española, titulaba de forma engañosa “La mayoría de los españoles se muestra en contra de la recentralización del Estado. El 54,4% está a favor de que la organización del Estado se mantenga o incluso que las CCAA tengan más autonomía, frente al 36,9%”, dando su muy particular visión de las respuestas a las preguntas 22 y 23 del barómetro del CIS, mostradas a continuación:

Pregunta 22
Le voy a presentar ahora algunas fórmulas alternativas de organización del Estado en España. Dígame, por favor, ¿con cuál está Ud. más de acuerdo?
Un Estado con un único Gobierno Central sin autonomías…………..….............................….24.6
Un Estado en el que las comunidades autónomas tengan menor autonomía que en la actualidad........................................................................................................................12.3
Un Estado con comunidades autónomas como en la actualidad….......................…..............32.5
Un Estado en el que las comunidades autónomas tengan mayor autonomía que en la actualidad........................................................................................................................11.9
Un Estado  en  que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse 
en estados independientes.................................................................................................9.4
N.S... 7.7……………………....….……N.C... 1.5…..........…................................…....(N) (2480)

Pregunta 23
¿Cuál de las siguientes frases diría Ud. que expresa mejor sus sentimientos?
Me siento únicamente español/a.………………………..…………………....……..............15.5
Me siento más español/a que (gentilicio C.A.)………………………........................…….. 6.7
Me siento tan español/a como (gentilicio C.A.)…………………….......................……....54.1
Me siento más (gentilicio C.A.) que español/a…………………………...................……..11.9
Me siento únicamente (gentilicio C.A.)…………………………………….......................… 5.6
Ninguna de las anteriores (NO LEER)…………………………………....................……... 5.0
N.S. 0.6………………………..……...….N.C. 0.4………………....................…… (N) (2480)

Llama la atención el vocablo recentralización, no entrecomillado a pesar de su originalidad, por la connotación peyorativa que conlleva. Sorprende también que una pregunta formulada en positivo  “¿Con cuál está usted más de acuerdo?” se transforme en un enunciado negativo: “…se muestra en contra de”, a la vez que cambia en grado de apoyo el rechazo manifiesto contra el aumento de competencias, según podremos deducir del análisis  del título:

1.- "La mayoría de los españoles se muestra en contra de la recentralización del Estado. Si condensamos las cinco propuestas en tres, según la tesis del artículo,  veremos que:

a) Un 36,9% prefiere un Estado sin autonomías (24,6%) o con ellas pero como menores competencias (12,3%).

b) El actual Estado autonómico es preferido por el 32,5% de los encuestados.

c) Un 21,3% prefiere un Estado autonómico con mayores competencias (11,9%) o totales (9,4%) que concluyan en estados independientes a partir de las autonomías.

El articulista suma (mal, por cierto) los apartados  b) y c) y su resultado lo enfrenta con el a) en la segunda parte del título: “El 54,4% está a favor de que la organización del Estado se mantenga o incluso que las CCAA tengan más autonomía, frente al 36,9%”.

Con los mismos datos podría haber dado otro titular más ajustado a la realidad:

“La mayoría de los españoles se muestra en contra de la disgregación del Estado. El 70 % está a favor de que la organización del Estado se mantenga o incluso que las CCAA tengan menos autonomía, frente al 21,3%”.

Analizado en tantos por ciento, la diferencia  entre los dos bloques del título de La Vanguardia es de 17,5 puntos mientras que el propuesto  con los mismos datos es de 48,7 puntos. La pícara  estrategia del periódico catalán consistió en añadir a cuantos prefieren el actual Estado autonómico  los que aún quieren más competencias y a los que ni quieren ni creen en el Estado español.

De la pregunta nº 23, y de acuerdo con la estrategia de La Vanguardia,  también podríamos decir:

La mayoría de los españoles se muestra en contra del autonomismo nacionalista del Estado.  El 76,3% se siente tan español como (gentilicio de su C. A.) o incluso más español que (gentilicio de su C.A.) frente al 17,5”.

Hoy día  se discute  en ciertos  partidos políticos sobre una Reforma de la Constitución  que ampare un Estado federal en el que se sientan cómodos los nacionalistas que no lo están, disfrutando de sus “singularidades” que no han de ser "privilegios" necesariamenate. Por si les sirve, les sugiero, de acuerdo  con los resultados de este último informe del CIS, que mediante Referéndum pregunten a los españoles, teniendo en cuenta la simplificación de La Vanguardia:

¿Qué forma de organización del Estado de España prefiere usted?
a) Un Estado con menores competencias autonómicas.
b) Un Estado con las actuales competencias autonómicas.
c) Un estado con mayores competencias autonómicas.

Como el pueblo  soberano es quien decide, seguro que elegirá sabiamente lo que le conviene,  a pesar de los partidos políticos.

11 de enero de 2013

Mediocre redacción de una propuesta discordante

"La Vanguardia", antes española,  publicó el pasado 9 de octubre el artículo titulado “El Congreso rechaza que Catalunya pueda convocar referéndums con los votos del PSC” (sic), al que deseo realizar algunas puntualizaciones tanto a la forma  como al contenido (afirmaciones de distintos políticos):

1.- El título es confuso.
a) Cataluña no puede convocar referéndums como tampoco puede hacerlo España. (Art. 92 de la Constitución Española,  CE).

b) Si "con los votos del PSC" Cataluña no puede convocar referéndums, ¿Podría hacerlo  "sin los votos del PSC"?  El título es un sencillo ejemplo de  mala sintaxis.

2.- En el subtítulo ("PP, PSOE y UPYD no apoyan la propuesta de ERC, mientras que CiU, Izquierda Plural, PNV y el Grupo Mixto la han apoyado") se juega con las siglas de los partidos políticos,  omitiendo intencionadamente el número de diputados de cada uno, o los totales de los que apoyan o rechazan la propuesta de ERC. Quiere transmitir la idea de que TRES partidos rechazan lo que CINCO apoyan. Además es falso que todo Grupo Mixto sea partidario de la propuesta.  

¿Por qué no dice que 276 (86,8%) diputados la rechazaron y sólo 42 (13,2%) la apoyaron? Y seguro que de haber votado los 350, la diferencia hubiera sido aún mayor.

3.- “El Congreso de los Diputados ha rechazado una iniciativa de ERC que pide al Gobierno central que transfiera su competencia exclusiva de poder convocar referéndum a la Generalitat de Catalunya.”

a) ¿Por qué “Gobierno central” y no Gobierno a secas, o Gobierno de España? (Art. 97 y ss, Título IV de la CE)

b) Si  el Gobierno transfiriera es “su competencia exclusiva  a la Generalidad de Cataluña”, ésta pasaría a detentarla en exclusividad,  con todo lo que ello supondría.

c) Pero es que “La autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum” (Art. 149,32 de la CE) no es competencia exclusiva del Gobierno, sino del Estado.

4.- “…ERC señala que el referéndum es uno de los principales instrumentos de participación popular, por lo que "debería ser" un mecanismo normalizado de expresión política de las Administraciones. Añade que esa normalización "está obstaculizada de manera incomprensible" por la autorización previa estatal a cualquier referéndum de una comunidad autónoma o municipio”.

 Quien se expresa políticamente en un referéndum es el ciudadano y no la Administración que deberá aceptar el resultado. “La incomprensibilidad” está resuelta en la Constitución Española.

5.- “Recuerda que el Parlamento catalán aprobó una ley de Consultas, que fue impugnada por el Gobierno anterior y suspendida por el Tribunal Constitucional, lo que dejó a Catalunya sin norma "para poder otorgar mayor poder de decisión a su población".

Nadie puede quedarse sin lo que no tiene ni  acceder a lo que no le está permitido.

6.- “…el portavoz de ERC, Alfred Bosch, ha señalado: los catalanes "queremos votar" y se ha preguntado cómo puede ser ilegal una votación”.

Lo ilegal es la convocatoria de esa votación y su consecuencia.

 7.- “(Alfred Bosch) Ha considerado que las "amenazas" sobre este asunto del Gobierno son un síntoma de debilidad…”.

¿Qué asunto es ese del Gobierno que tan calladito se lo tenían?¿Quiere decir que los amenazantes del Gobierno por este asunto son unos débiles? Buena caracterización de sí mismos. ¿Y quiénes son los que amenazan? Vuelve a fallar la sintaxis...

8.- “Ha coincidido con el diputado del PNV Aitor Esteban en que lo lógico es que un Gobierno pueda consultar a su pueblo…”

a) Curioso cambio de nombres el que nos presentan: El Gobierno pasa a ser Gobierno central, y el Consejo de Gobierno  de las CCAA (Art. 152 CE) se llama Gobierno.

b) La  expresión  “su pueblo” (¿quién es su dueño?) nos remonta a la época del feudalismo.

9.-  “Jordi Xuclá, de CiU, ha asegurado que en la X legislatura que se inaugurará en el Parlamento catalán tras las elecciones de noviembre varias formaciones políticas "vamos a llevar" un programa electoral que defenderá el derecho a decidir”.

Sí señor: ¡Con dos…comas! Se aconseja leer el párrafo tal cual está para apreciar toda su belleza.

10.- “A su juicio, desde hace 35 años Catalunya ha mostrado su voluntad de ser una nación con vocación de autogobierno en un Estado plurinacional, lo que no ha sido posible y que "algunos discursos excluyentes" durante este tiempo han favorecido la desafección actual de la "inmensa mayoría" de los catalanes”.

a) Lo que indica que antes no se mostró…

b) Cataluña no muestra nada. Son los ciudadanos quienes se manifiestan, y ya mostraron su voluntad en el Referéndum del Estatuto (7 de junio de 2006) con un 49,4% de participación y un 73,9% afirmativo, por lo que fue el 37% quien lo aprobó.

c) Tener voluntad de ser algo demuestra no ser lo que se desea. Nadie desea ser lo que ya se es.

d) España no es ni  un "Estado plurinacional" ni "una nación de naciones",  sino una sola nación. (Art.2, CE).

¿Alguien ha visto alguna vez "una bicicleta de bicicletas" que dijera cierto político del PP? Si eso en su simplicidad ya es complicado, ¿No lo será más una "nación de naciones"?

11.- “Joan Coscubiela, de Izquierda Plural, ha reconocido que la propuesta tiene "dificultades de anclaje constitucional", aunque el debate no es jurídico sino político, y ha animado a reformar la Constitución para cambiar el concepto de soberanía nacional, entre otros asuntos”.

¿Pretende asignar la soberanía del pueblo español a las CCAA para que pueda decidir cada una por su cuenta y no la totalidad de los españoles? ¿Y por qué no a las  provincias o  municipios o barrios? Que él tenga problemas con los artículos  1 y 92 de la CE, no implica que los tengan los demás. Si lo que se persigue es la independencia de algunos territorios, ¿Para qué reformar la Constitución?

16 de noviembre de 2012

De "charnegos, maketos y coreanos" (II de II)

 
En la entrada anterior anuncié un artículo publicado hace casi treinta y cinco años en un periódico bilbaino, y que consideraba una delicia para la sensibilidad humana y bálsamo para el alma, además de un perfecto texto literario. Conservo, con cariño,  el trozo de papel, envejecido y amarillento por el paso de los años, y  que releo cuando las circunstancias socio-políticas lo aconsejan, como en estos momentos de tensión ciudadana. 

De su autor no conozco, y lo siento mucho,  nada más que  el nombre: FEDERICO DE MADARIAGA, a pesar de haber buscado más   información. Sé que fue publicado en la desaparecida (enero de 1984) "HOJA DEL LUNES"  de Bilbao el 29 de mayo de 1978, por el reverso de la página. Sólo por este artículo merece un  reconocimiento especial su autor, aunque imagino que toda su obra será de la misma calidad humana y literaria. ¡Gracias  por hacernos pensar y sentir, a pesar de los años transcurridos, emociones profundas y verdaderas!


…SIN DISTINCIÓN DE RAZAS NI DE RELIGIÓN
La tierra de todos
Recuerdo perfectamente cuando, desde el comienzo de los años cuarenta, llegaban al País Vasco hombres de Zamora y de Salamanca, de Lugo y de Orense, de Jaén y de Córdoba v de tantas y tantas provincias, en busca de trabajo. Los veo en aquellas noches de niebla y «sirimiri» intensos, recorriendo carreteras, ateridos por la lluvia, el frío y el hambre. Recuerdo también cuando los oía llamar «maketos» y «coreanos», por el simple hecho de que no habían nacido, como nosotros, en estas tierras.
Pasaron los años y seguían llegando, al cobijo de un incipiente desarrollo industrial, que no sé si se estructuró con acierto o no —porque no me atrevo a juzgar, con la facilidad con que hoy se juzga—, pero que no se puede negar que dio trabajo a miles de hombres que lo requerían. Y dar trabajo, era poder comer, tener una habitación en subarriendo, en casas en las que se vivía hacinados, cocinar con el puchero trincado con candado en la cocina compartida, quizá la lejana esperanza de un puesto escolar en las escasas escuelas existentes... Porque entonces, trabajar era tanto como poder subsistir.  
 
Y seguían llamándoles «maketos» y «coreanos».
Y pasaron más años. Y con su trabajo —no con el nuestro, que ninguno nos quitaron— empezaron a mejorar sus condiciones, al igual que todos intentábamos alcanzar un mejor nivel de vida. Y construyeron casas, para ellos y para nosotros. Y carreteras, para ellos y para nosotros. Y factorías, para ellos y para nosotros. Y escuelas, y hospitales... Y construimos, ellos y, nosotros, todos juntos, una nueva forma de vivir, hacia la que nos impulsaron aquellas penosas circunstancias de absoluta carencia de todo, que unos quieren ahora olvidar y otros no quieren ahora que se las recordemos, pero que fueron las que condicionaron nuestro ayer y nuestro hoy. Y esta nueva forma de vivir, quizá sólo supuso mejorar en lo material, quizá trajo consigo el deterioro espiritual, ambiental y ecológico —no lo pongo en duda, porque ahora todos lo padecemos—, pero, ¿quién pensaba en ello, cuando se trataba de vivir? Simplemente de vivir.
Pero les continuaron llamando «maketos» y «coreanos».
Y nacieron sus hijos aquí. Y los educaron aquí. Y amaron tanto nuestra tierra, que murieron aquí. Muchos de ellos, después de haber llevado la boina y el «kaiku» y haber respetado la ikurriña, no por razones políticas, sino porque presentían que iba a ser el símbolo de un país, en el que habían alcanzado, por su propio esfuerzo —que los vascos nada les regalamos—, su indiscutible derecho a trabajar.
Sin embargo, se persistió en llamarles «maketos» y «coreanos».
A muchos de ellos, los estamos viendo marchar. No van de regreso a su tierra, porque su tierra —mucho más que la suya, de la que vinieron—, es la nuestra. Porque la tierra no es de quien la pisotea, sino de quien la ama. A otros les veo preparar su marcha porque dicen que, «hay paro» y que no «hay horas extras» y que... La verdad, tienen miedo. Miedo sencillo, porque son gente sencilla. De la misma forma que al llegar ocultaron su gran, mediana o pequeña tragedia, ocultan ahora su enorme tristeza al dejarnos.
Ni lo entendí entonces ni lo entiendo ahora ni lo entenderé nunca. Y creo que, conmigo, la mayoría silenciosa jamás lo entenderá.
No ya por caridad hacia ellos, que no la necesitan ni la piden. Por simple razón de humanidad. Pero no por humanidad hacia ellos, sino hacia nosotros mismos, que no podemos seguir perdiendo cualidades humanas por razones políticas. ¡Silencio, de una vez para siempre! Ni «maketos» ni «coreados». Hombres, simplemente hombres. Exactamente igual que nosotros. ¡Hombres a los que no puede ofendérseles, como si fueran perros, exigiéndoles que tengan «pedrigree»!" 

Federico de MADARIAGA.

===================
¿Qué os ha parecido? ¿Ha merecido la pena?

11 de noviembre de 2012

De "charnegos, maketos y coreanos" (I de II)

Alguna vez tenía que pasar y pasó. Alguien tenía que decirlo y lo dijo, y el que quiso enterarse se enteró de lo que realmente pasa y por qué. Esta vez, a diferencia del bochornoso espectáculo del Rubianes de la “puta España” , el ofendido se defendió en un plató de TV. Cuando pensábamos que ciertos insultos xenófobos estaban desterrados y en desuso, hemos podido comprobar que vuelven, como el turrón por Navidad, cuando alguien no renuncia ni a sus raíces ni a sus orígenes españoles, y no se presta como un  tonto útil que sirve de coartada a quien pretende privilegios por considerarse diferente.  En  estas horas de desmesuras y desgarros por falta de harina, y arrojo de culpabilidades a quienes no las tienen, el mensaje más nítido para callar a un independentista de cartera,  que pregona la expoliación por España y no considera un anacronismo su solución,  se encierra en una sencilla locución adverbial: “¡Cuanto antes!”... Y muchos añadirán ¡Mejor!”.

Harto del “¡Charnego, vuelve a tu pueblo!”, el presidente del Hospitalet, Miguel García, se ha revuelto contra los independentistas que le acosan por las redes sociales, y en el programa “punto pelota” de Intereconomía, ha declarado:

 “Yo vivo en España y estoy hasta las narices de aguantar a impresentables independentistas que me faltan al respeto”… “¡Se acabó! ¡No voy a tolerar que me falten al respeto, que estoy hasta las narices de tontos e impresentables! ¡Me siento catalán y español y tienen que pasar por encima de mi cadáver!”…”Me estarán dando leña, sobre todo los independentistas, que no me pueden ver. Los del norte y también algún canario tonto que hay por ahí. Independentistas, hombre, ¡tontos, tontos! Porque yo respeto su idea y ellos tienen que respetar lo que digo. Los que faltan por Twitter son tontos, bobos”. “A mí me dicen ‘fuera de aquí’, y ¿de dónde me voy a ir yo?, ¿de mi país? Yo vivo en España y estoy hasta las narices de aguantar a impresentables independentistas que me faltan al respeto… Como el tema de los toros”.
 “yo digo que me siento tan catalán como español y eso no le tiene que molestar a nadie, sólo a algún radical. Ya es la segunda vez que lo digo, Catalunya me ha dado a mi mujer y mis hijos, pero nadie me va a hacer renunciar a mis raíces”.
Pedrerol, el presentador, le preguntó : “¿Se puede ser del Barça y sentirse español siendo catalán?”. “¿Por qué no? Hay muchísimos. El Barça es un icono de Catalunya, pero también reivindica eso el Espanyol, pero parece la España pobre”, ha respondido.
Actualmente, muchos independentistas catalanes andan pidiendo “el derecho a decidir, a la autodeterminación, a la secesión y a la independencia de España” apoyándose en el mito de su diferenciación  y de sentirse nación dominada y explotada por España. ¿Creen los no nacidos en Cataluña o sin ascendencia ni pedigrí nacionalista  que apoyan esa independencia que serán tratados como “auténticos” si no renuncian a lo español, incluida la lengua, por extranjero?

Fernando Savater, afirma en “El mito nacionalista" (p. 20) que “el nacionalismo no es sencillamente el sentimiento de amor al  propio país y la propia tradición, sino la manipulación ideológica de ese sentimiento para convertirlo en legitimación  de una élite política”. Páginas más adelante (46) recuerda unas palabras de Garaicoetxea que pueden servir también para los catalanes, pues los sentimientos nacionalistas son intercambiables: “sólo se puede ser una cosa. No se puede ser vasco y español a la vez, ni vasco ni francés”. Como anillo al dedo puede venir la referencia a un líder independentista de Quebec que atribuyó la derrota en un referendum de independencia   a los inmigrantes por no sentirse puramente quebequeses. Esperemos no se le ocurra imponer  un sufragio restringido en función del origen.

En esta situación de crispación, como antídoto de extremismos y escudo protector de insultos gratuitos, aconsejo la lectura reposada de un magnífico artículo de un periodista vasco publicado hace casi treinta y cinco años,  pero que conserva toda la vigencia, frescura y tierna humanidad con las que fue compuesto. Lo veremos en la próxima entrada.